Elementos de una Unidad Didáctica o de Trabajo

qué elementos componen una unidad didáctica o de trabajo

¿Te presentas a las oposiciones de Educación? Entonces necesitas conocer qué elementos componen una unidad didáctica. El tribunal fija unos criterios con los que valorará tu propuesta y es necesario que incluyas todos los apartados. Veamos cuáles son:

¿Qué elementos componen una unidad didáctica?

Para diseñar una buena unidad didáctica debes ir elaborando paso a paso cada apartado. Te recomiendo que primero plantees tu programación didáctica completa y luego concretes en las unidades. ¿Por qué? Porque tanto las unidades didácticas como las unidades de trabajo deben estar en consonancia con la programación. De esta forma, en la programación de aula presentas el plan completo y en las unidades detallas las actividades del día a día. Por lo tanto, si propones una metodología basada en proyectos, las unidades deben reflejar esos proyectos. Pero imagina que preparas tus unidades con una serie de actividades y luego decides aplicar esa metodología ABP en la programación. Aquí la coherencia se pierde. Por eso te invito a terminar un primer borrador de la programación y, una vez que tengas las ideas claras, empezar con las unidades. ¡Te resultará mucho más sencillo!

Dicho esto, vamos a centrarnos en los elementos que tiene una unidad didáctica:

Justificación de la unidad didáctica

Antes de entrar de lleno con los elementos de currículo, necesitas explicar brevemente en qué consiste esta unidad, por qué la trabajas y qué relevancia tiene para los alumnos. En tu programación habrás temporalizado cada unidad didáctica en un periodo determinado. ¿Por qué esta unidad se trabaja en ese momento concreto? ¿Qué has visto antes? ¿Qué enseñarás después? ¿Por qué es importante que los alumnos aprendan esta unidad? ¿Qué les permite de cara al futuro, en tu asignatura o en otros ámbitos? Hazte preguntas y elabora unas breves líneas que den una justificación de la unidad didáctica.

Objetivos 

Es lo que queremos conseguir, los resultados a los que queremos llegar. El currículo nos da unos objetivos de etapa para cada materia, pero en el caso de las unidades, necesitamos unos objetivos concretos, acordes con los contenidos. Normalmente, van a ser de creación propia. Por ejemplo, escribir 10 palabras que empiecen por “A”.

Competencias 

Son las “capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos” (LOMCE). Esta es la última incorporación al currículo y a veces no queda muy claro qué es, pero no tiene ninguna complicación. Las competencias hacen al alumno competente, es decir, que sea resolutivo en diversas situaciones. ¿Cuáles? Las relacionadas con los contenidos estudiados en la unidad. Es decir, se relacionan con el saber hacer. 

Competencias clave o básicas

Se desarrollan desde Primaria hasta Bachillerato. Son 7:

  1. comunicación lingüística
  2. competencia matemática y competencias básicas en ciencias y tecnología
  3. competencia digital
  4. aprender a aprender
  5. competencias sociales y cívicas
  6. sentido de iniciativa y espíritu emprendedor  
  7. conciencia y expresiones culturales

Por ejemplo, siguiendo con el ejemplo de antes, trabajamos la competencia en comunicación lingüística, porque estamos estudiando letras y palabras. Además, podemos fomentar la competencia de conciencia y expresiones culturales si vemos que muchas de las palabras que empiezan por A (como almohada o algibe) son de origen árabe. De esta manera, además, enlazamos contenidos de Lengua con Ciencias Sociales, lo cual ayuda a los alumnos a conectar ideas y aprender mejor.

Competencias profesionales, personales y sociales

Se trabajan en FP, una vez que los alumnos ya han adquirido las competencias clave en niveles inferiores. Estas competencias están muy especializadas en el área que se estudia. Por ejemplo, en el ciclo de Producción de Audiovisuales y Espectáculos, una de las competencias se relaciona con el análisis de documentación técnica, como puede ser un guion o un bosquejo. Claramente, habilita al alumno para desempeñar funciones en el ámbito laboral, en este caso en una producción.

Contenidos

Según define la ley de educación, son “conjuntos de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes que contribuyen al logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa y a la adquisición de competencias” (LOE/LOMCE). Son los contenidos que nos da el currículo y que nosotros como profesores secuenciamos y temporalizamos. Por ejemplo, podemos hacer una UD sobre las vocales. Los contenidos son, justamente, esas 5 letras.

Metodología y Actividades

Las actividades son las tareas que proponemos para estudiar unos contenidos, adquirir las competencias y alcanzar los objetivos. Es algo tan abierto que basta con tirar de imaginación. Piensa en la mejor manera de aprender y propón actividades acordes. Un ejemplo es el que pusimos antes: escribir 10 palabras que empiecen por A, pero puede haber infinitas más. Lo importante es que menciones también la metodología que aplicas y que sean coherentes con la programación.

Recursos

Las actividades muchas veces van acompañadas de recursos, como pueden ser fichas, películas, canciones, ordenadores, plastilina,… Lo importante es que contribuyan al desarrollo de las competencias, al logro de los objetivos y a la asimilación de contenidos.

Evaluación 

La evaluación permite ver qué alumnos han terminado satisfactoriamente una actividad o la unidad completa y qué alumnos necesitan mejorar. Para ello, el currículo nos da los criterios de evaluación, que miden el “grado de adquisición de las competencias y del logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa” (LOE/LOMCE). Igualmente, puedes usar criterios de creación propia. Por ejemplo, diferencia y reconoce las 5 vocales. 

Asimismo, puedes utilizar criterios de calificación, si vas a poner nota, y definir instrumentos de evaluación. Imagina que voy a evaluar la actividad de escribir 10 palabras que empiecen por A. Para calificar ese ejercicio, utilizo una rúbrica: 

  1. Menos de 5 palabras → Necesita mejorar.
  2. Hasta 6 palabras → Bien
  3. Entre 7 y 8 palabras → Muy bien
  4. Hasta 10 palabras → Excelente

Medidas de atención a la diversidad

Por último, recuerda describir las acciones que vas a llevar a cabo para garantizar el aprendizaje significativo de todo el alumno. Un ejemplo: puedes plantear actividades de refuerzo y de ampliación, así como actividades con distintos niveles de dificultad para atender los distintos ritmos de aprendizaje. Por supuesto, también debes agregar medidas concretas para alumnos con necesidades educativas específicas y con necesidades de apoyo educativo. Pueden ser desde agrupaciones, asignación de alumno tutor o ubicación en el aula hasta recursos específicos con los que facilitar el aprendizaje.

Bibliografía

Para terminar, debes cerrar haciendo referencia a las fuentes bibliográficas que has consultado. De esta manera tu trabajo gana rigor y evitas que te acusen de plagio. Recuerda que lo mejor que puedes hacer es crear tus propias unidades con tu propuestas didácticas personales; olvida el copia-pega. Toma referencias escritas o audiovisuales, coge las ideas clave y elabora las tuyas propias. Por último, refleja esas referencias en tu bibliografía.

¿Por qué estos elementos en la unidad didáctica?

Puedes preguntarte por qué hay que desarrollar estos elementos y no otros en las unidades didácticas. La razón es que así lo exponen las convocatorias y los tribunales que te van a calificar. Por ejemplo, en Castilla y León dicen esto sobre la exposición oral de la programación didáctica:

Microsoft Word – 0595 ESPECIALIDAD 520 criterios de evaluación__de_las_pruebas_y_penalización_por_aspectos_formales_programación.docx

b) Desarrollo y justificación de los objetivos de aprendizaje, contenidos, actividades de enseñanza-aprendizaje que se van a plantear en el aula, la metodología y los procedimientos de evaluación.

c) Desarrollo y justificación de otros elementos que pueden formar parte en la planificación de la unidad didáctica, actividades complementarias y extraescolares, empleo de materiales didácticos, técnicos, etc.

Criterios de evaluación Profesores de Artes Plásticas y Diseño Oposiciones Castilla y León 2018

Por su parte, en Andalucía en 2018 establecían que la unidad didáctica debía contener:

  • Objetivos y competencias clave (LOMCE) o profesionales (FP y Enseñanzas de Régimen Especial) de la U.D.
  • Contenidos coherentes con objetivos.
  • Desarrolla distintos tipos de actividades (de lectura, de inicio, de avance, de refuerzo,
  • ampliación….).
  • Tratamiento de la diversidad (materiales variados, uso de TIC, …).
  • Incorporación de referencias y peculiaridades de Andalucía.
  • Incorporación de contenidos de carácter transversal.
  • Evaluación de la U.D (uso de distintos instrumentos de evaluación coherentes con los criterios de evaluación, evaluación inicial, final, plan de recuperación…).
  • Bibliografía.

Hemos visto ejemplos muy sencillos para entender bien las ideas, pero las combinaciones de elementos de la unidad didáctica (contenidos, competencias, objetivos, actividades, evaluación y atención a la diversidad) son miles. Y es ahí donde está toda la “chicha” del diseño de las unidades didácticas y de trabajo. Así que ¡pon en marcha la maquinaria de tu imaginación y empieza a trabajar!

Descarga plantillas para organizar tus unidades didácticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *