Hilo conductor para la defensa de la programación didáctica

Sois muchos los que buscáis un hilo conductor para la programación didáctica. Es un recurso que aporta riqueza a la exposición oral y que puede llegar a cautivar al tribunal, pero no siempre es fácil encontrar un tema y un enfoque para usar de hilo conductor. En este artículo vamos a resolver ese problema.

¿Qué es el hilo conductor de la programación didáctica?

El hilo conductor es un tema que le da continuidad a la exposición oral de la programación didáctica. El principal obstáculo que encontramos en las oposiciones con la programación didáctica es que es un documento largo, complejo y con mucha terminología técnica. En consecuencia, suele hacerse pesado tanto elaborarla como escucharla. Por ello, recurrir a un hilo conductor permite realizar una defensa de la programación y la unidad didáctica mucho más atractiva.

¿Cómo elegir un hilo conductor?

Antes de nada debes tener en cuenta que si elaboras la programación y las unidades como te explicamos en Vírgula, ya tienes un hilo conductor. No es un tema externo, sino la propia presentación de la programación. Al ir enlazando unos apartados con otros y darle un enfoque global, ya tienes el trabajo hecho. A esto podríamos llamarlo el “hilo conductor discursivo”. No obstante, si quieres algo diferente, vamos a ver cómo hacerlo.

Elegir el tema

Primero debes elegir un tema. Cualquiera, tampoco te atasques en este paso porque es el menos importante. A veces pasamos días y días pensando en el tema perfecto… No te esfuerces, que el tema perfecto no existe. Todo depende del tratamiento que hagas después de ese tema. Así que escoje algo que te guste, que te llame la atención, que esté relacionado con tu asignatura y con tu nivel. Y aquí sí es importante que adaptes el tema a tu nivel educativo. En Infantil podemos elegir un cuento como hilo conductor, pero para Secundaria debemos elegir algo diferente.

Dicho esto, ese tema de partida puede ser algo concreto (un objeto, un animal, un personaje,…) o algo abstracto (la creatividad, las estaciones del año o la magia, por ejemplo). En este sentido es interesante escoger alguna habilidad que quieras fomentar en tus alumnos, como puede ser esa creatividad o el trabajo en equipo.

Definir el enfoque

El segundo paso es definir el tema buscando un enfoque. Aquí es donde sí puedes conseguir una ventaja competitiva si lo haces bien. Pero no empieces pensando en el resultado final, céntrate en definir propiamente tu tema: qué es, qué características tiene, cuáles son sus beneficios,… Y hazlo desde tu propia perspectiva. Es de aquí de donde va a salir la originalidad, así que no trates de hacer algo perfecto, sino personal. Solo así será único. Porque, al igual que la programación, no se trata de una operación matemática donde hay una única solución; existen tantas como opositores. La clave está en que tu hilo conductor tenga sentido dentro de tu contexto, esté bien cimentado y sea original.

Enlazar con la programación didáctica

Ahora que ya tienes tu tema y tu enfoque es el momento de enlazarlo con la programación y las unidades didácticas. Aquí debes visualizar tu programación como un conjunto de bloques y el hilo conductor como una línea que los atraviesea, uniendo unos con otros. Con lo cual, para pasar de unos apartados a otros, lo harás recurriendo a tu hilo conductor. ¿Cómo? Tirando del enfoque que has definido previamente (características, beneficios, etc.). Por ejemplo, puedo empezar hablando de la creatividad en la introducción. En este punto daré mi definición y explicaré qué sentido tiene en mi programación didáctica. Al hablar de los objetivos puedo decir que están enfocados a fomentar la creatividad de los alumnos, porque tiene los beneficios que he descrito en la fase anterior. Y cuando plantee mis actividades volveré a hablar de la creatividad, que tiene ciertas características que se desarrollan con esas actividades en el aula. Es decir, en cierto sentido la programación y el hilo conductor discurren paralelamente, retroalimentándose.

Así que estipula bien en qué puntos vas a rescatar el hilo conductor y qué vas a decir en cada momento, así como de qué manera irás enlazando unos apartados con otros.

Ensayar

Para terminar, queda lo más sencillo, que es ensayar. Así podrás ver cómo suena, si te gusta el resultado y si hay algo que mejorar.

Características del hilo conductor de la programación didáctica

Al utilizar un hilo conductor para defender la programación didáctica y sus unidades debes tener en cuenta algunas características:

  • Busca un tema que te resulte cómodo, porque lo vas a trabajar durante meses y lo vas a repetir muchas veces, así que es fundamental que te sientas cómodo/a con el hilo conductor para poder brillar delante del tribunal.
  • Debe ser interesante, porque buscamos captar y mantener la atención del tribunal durante una hora. Busca despertar su curiosidad, utiliza un tema de actualidad o que nunca pase de moda y dale un toque personal.
  • También ha de adecuarse a tu nivel educativo y a tu asignatura, ya que no tiene mucho sentido que use un cuento como hilo conductor para Bachillerato o las características físicas de la luz para Primaria. Sin embargo sí tiene más sentido si uso monumentos británicos como hilo conductor en Inglés o las Olimpiadas para Educación Física.
  • Aporta tu visión personal para hacerlo único, porque solo así conseguirás sobresalir.
  • El hilo conductor debe despertar tu pasión, de manera que puedas transmitírsela al tribunal. Cuando rebosas pasión, tu discurso toma un color totalmente diferente; se llena de luz.

Ejemplos de hilo conductor para la programación y las unidades didáctica

Puedes utilizar un hilo conductor tanto para la programación como para las unidades, y puedes usar uno mismo para ambas. Eso lo dejo a tu elección. Ahora, para darte ideas, te dejo algunos ejemplos:

  • Cuentos: utiliza un capítulo o personaje para cada unidad didáctica.
  • Películas y series: es una versión de los cuentos para niveles más avanzados. Puedes usar también capítulos y personajes o sucesos de la serie para ir explicando los contenidos. Igualmente puedes usar cualquier tipo de obras artísticas.
  • Procesos: ¿Te acuerdas de la técnica “dibuja tu casa”? Utiliza un proceso como hilo conductor para avanzar a medida que das pasos en ese proceso. Por ejemplo, al hacer una casa, primero se ponen los cimientos, luego se van levantando paredes y por último se coloca el tejado.
  • Habilidades: como el trabajo en equipo, que puede trabajarse con diferentes agrupamientos y dinámicas.
  • Aspectos relacionados con la asignatura: como por ejemplo la comprensión lectora.
  • Interés general: como el cuidad del medio ambiente, que es tan amplio que puede adaptarse a cualquier programación.

Más como el hilo conductor de la programación didáctica

defensa unidad didáctica oposiciones
Defensa programación didáctica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =