Haz una defensa de la programación didáctica original

Una de las mayores aspiraciones en las oposiciones docentes es ser original. Y existe un por qué: aquellos que presenten un buen trabajo con rasgos distintivos captarán mejor la atención del tribunal y jugarán con ventaja. Piénsalo. Si tú fueses miembro del tribunal, ¿qué te atraería más, una persona que cuenta lo mismo que las demás o una que hace algo totalmente diferente? En este artículo vamos a ver tres técnicas para realizar una defensa de la programación didáctica original.

Cómo hacer una defensa original de la programación y la unidad didáctica

Para hacer algo diferente, necesitas actuar de forma diferente. Lo típico a la hora de exponer un trabajo es leerlo, sacar las ideas principales y después contárselas a tu audiencia… Te contaré un secreto: los buenos oradores no siguen este patrón.

Cuando leemos, tenemos un soporte escrito sobre el que centramos nuestra atención. Si algo no nos queda muy claro, podemos volver a leer. Asimismo, nosotros controlamos los tiempos, es decir, podemos leer más rápido o más despacio. Con los discursos orales esto se pierde, ya que las palabras se las lleva el viento y el ritmo lo marca el orador. Por eso, un buen discurso tiene esto en cuenta. Así que necesitas trabajar la estructura y la presentación de la información para crear un discurso que mantenga la atención del tribunal durante 1 hora, aproximadamente, que será lo que dure tu defensa de la programación didáctica junto con la unidad.

A continuación vemos 3 técnicas que harán tu defensa de la programación didáctica más original.

Lluvia de ideas

Seguro que la conoces. Puedes utilizarla para establecer el planteamiento general de tu programación didáctica como para elegir el hilo conductor o algún punto concreto de la exposición. Se trata de anotar todas las ideas que te surjan, cuantas más, mejor. ¿Por qué? Porque la primera idea que aparece en nuestra mente siempre es la más típica. En consecuencia, probablemente todos los opositores opten por esa idea, por ejemplo, exponer en plano la programación tal cual está escrita. Este plantemiento no tiene por qué estar mal, pero no va a ser original. Si sigues escarbando en tu imaginación, tendrás nuevas ideas que a nadie más se le hayan ocurrido. Es de ahí de donde viene la originalidad de la exposición oral.

Sigue estos pasos:

  • Concéntrate en el tema
  • Anota todas las ideas que tengas (como mínimo unas 5 u 8)
  • Piensa cómo sería el planteamiento con cada una de esas ideas
  • Descarta las más descabelladas o complicadas de llevar a cabo
  • Elige tu favorita y empieza a trabajar con ella

Situaciones hipotéticas: ¿y si?

¡Vamos a potenciar el pensamiento lateral! Muchas veces, lo único que necesitamos para tener nuevas ideas es mirar desde otra perspectiva. Pero claro, no siempre es fácil de nuestra perspectiva. Por eso esta técnica nos lleva a imaginar situaciones hipotéticas en las que actuaríamos de una manera diferente. Por ejemplo, ¿y si el tribunal está compuesto por niños? Esto me lleva a realizar un plantemiento diferente. En este caso, haría una exposición más visual y explicaría las cosas de manera más sencilla. Otro ejemplo es: ¿y si la exposición durase 5 minutos? ¿Qué diría en tan poco tiempo? Y ¿cómo lo diría?

Puedes hacerte tus propias preguntas, creando así situaciones hipotéticas a las que puedes aportar soluciones inusuales. Esto te ayudará a tener ideas creativas y aplicarlas a tu defensa oral de la programación didácitca para ser más original.

Mapas mentales

Los mapas mentales imitan el funcinoamiento de nuestra memoria. Cuando accedemos a una idea, lo hacemos de manera asociativa; lo mismo que hacemos en los mapas mentales. En ellos, ponemos una idea principal en el centro y de ella sacamos ideas secundarias. En cada una de esas ideas, completamos información con palabras y dibujos. Y para que todo sea más visual, podemos recurrir a colores y asociaciones. De esta manera, puedes ir sacando ideas a partir de otras y relacionarlas entre sí. Crearás todo un mundo de ideas interconectadas que, de otra forma, no hubiesen aflorado en tu imaginación.

Como antes, quédate con aquellas más asequibles para hacer una defensa original de la programación didáctica.

Consejos para ser original en la defensa de la programación didáctica

El mejor consejo que te puedo dar para presentar una exposición original de la programación didáctica es que seas natural. Huye de todo artificio, no salgas a interpretar un papel ni intentes defender una propuesta que no sea tuya. En primer lugar porque puede que otros hagan lo mismo. En ese caso, el primero que defienda su programación o su unidad didáctica saldrá ganando y el resto serán meras copias. En segundo lugar porque cuando actúas de manera natural sacas lo mejor de ti. Tus esfuerzos van dirigidos a exponer tu trabajo, a defender tu propuesta didáctica. Vas a poder explicarle al tribunal el por qué de tu secuenciación de contenidos o el por qué de tu metodología. Expondrás tus actividades con soltura, porque para ti tienen pleno sentido y, desde la más absoluta sinceridad, podrás transmitir que son la mejor opción para tu grupo de alumnos.

Si, en lugar de eso estuvieras pensando en cómo moverte, en cómo imitar a tal persona que habla bien, en que no te tiemblen las manos… estarás menos pendiente de lo que dices. Pero ¿cómo consigo eso? La única manera es elaborar tu propio discurso, como ya hemos ido viendo, y ensayando mucho. La exposición oral de la programación didáctica es cuestión de práctica, sobre todo si te cuesta hablar en público. Así que te dejo con esa tarea 🙂

Descubre todos los trucos para ser original en la defensa de la programación didáctica

defensa unidad didáctica oposiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 13 =