Taxonomía de Bloom

Taxonomía de bloom ejemplos

La taxonomía de Bloom es una categorización de los niveles de enseñanza y aprendizaje con la clara intención de facilitar la evaluación. En la Escuela de Chicago, a la que pertenecía Bloom, se dieron cuenta en los años 50 que no todas las tareas tenían la misma complejidad. Esto originó que Benjamin Bloom expusiera su famosa clasificación.

¿Qué es la taxonomía de Bloom?

La taxonomía de Benjamin Bloom, formulada en 1956, es una ordenación de los niveles de aprendizaje, de manera que los educadores pudieran plantear objetivos en cada nivel y, posteriormente, evaluarlo fácilmente y con mayor eficacia. Imagina que estamos estudiando los ríos de España. Puede que se te dé muy bien memorizar los nombres, pero no sepas ubicarlos en el mapa. ¿De qué manera podríamos observar esa diferencia si no es estableciendo distintos niveles?

Por eso la taxonomía de Bloom es tan importante aún hoy, ya que permite crear unos objetivos realistas, combinados con una evaluación coherente, que tendrá en cuenta cada uno de esos niveles.

Más allá de esos niveles, Bloom también formuló 3 ámbitos o dominios psicológicos, con su correspondiente clasificación:

Ámbito cognitivo

El ámbito cognitivo tiene que ver con la información que recibimos y procesamos. No somos máquinas que absorben pasivamente lo que les llega, sino que elaboramos esa información, dándole sentido para aprenderla a largo plazo.

Dentro de este ámbito, se establecen 6 niveles:

  • Conocimiento
  • Comprensión
  • Aplicación
  • Análisis
  • Síntesis
  • Evaluación

Ámbito afectivo

El segundo dominio es el afectivo, que tiene que ver con las emociones. Por muy racional que queramos hacer un proceso de enseñanza-aprendizaje, la emoción siempre juega un papel crucial; sin emoción no hay aprendizaje. ¿Sabes por qué? Porque nuestro cerebro emocional es el más primitivo y, por tanto, es el primero que recibe y procesa la información. En consecuencia, aquí entran en juego aspectos como el interés, la motivación, los valores, los sentimientos y, por supuesto, las propias emociones.

Se definen 5 niveles:

  • Recepción
  • Respuesta
  • Valoración
  • Organización
  • Caracterización

Ámbito psicomotor

El dominio psicomotor está relacionado con el desarrollo de habilidades, es decir, destreza, coordinación, equilibrio, etc. Caminar, montar en bici o tocar un instrumento son ejemplos de actividades que requieren habilidades psicomotrices.

Se proponen 6 niveles:

  • Imitación
  • Manipulación
  • Precisión
  • Control
  • Automatización
  • Creatividad

Taxonomía de Bloom revisada por Anderson y Krathwhol

Anderson y Krathwohl, que eran alumnos de Benjamin Bloom, revisaron el modelo para modernizarlo. Centrándose en el ámbito cognitivo, cambiaron los sustantivos por verbos y modificaron el primer y los últimos niveles.

De menor a mayor complejidad, su propuesta queda así:

  • Recordar
  • Comprender
  • Aplicar
  • Analizar
  • Evaluar
  • Crear

Objetivos en la taxonomía de Bloom actualizada

Vamos a aplicar estos niveles a un ejemplo de la taxonomía de Bloom aplicado al aula. Imagina que estamos estudiando la creación de personajes para ficción. El primer paso es dar una base teórica que luego permita pasar a la práctica. Por tanto, voy a proponer una serie de objetivos escalonados siguiendo los niveles de Anderson y Krathwohl:

  • Recordar los tipos de personajes (protagonista, antagonista, secundarios, figuración especial, extras).
  • Comprender la función que cumple cada tipo de personaje (el protagonista persigue un deseo, el antagonista le aleja de él, los secundarios apoyan el relato mientras figuración especial y extras ayudan a dar credibilidad a los ambientes).
  • Aplicar la categorización de personajes a un ejemplo dado (capítulo de una sitcom).
  • Analizar los tipos de personajes y su función en una película de libre elección.
  • Evaluar el análisis propio y de los compañeros, comprobando si se ajusta a lo aprendido.
  • Crear un relato audiovisual breve con los distintos tipos de personajes y sus funciones.

De esta manera, durante 2 o 3 sesiones estudiaremos los personajes, trabajando desde lo más básico hasta lo más complejo. El rol del profesor debe ser el de guía y apoyo de ese proceso, vigilando que cada nivel está completo antes de pasar al siguiente. Por ejemplo, si no recordamos cuáles son los tipos de personajes, difícilmente podremos identificarlos luego en un ejemplo. Es por ello que esta taxonomía es una pequeña parte que puedes aplicar a tu programación didáctica, pero sin olvidarte de otras como la atención a la diversidad y la metodología.

Taxonomía de Bloom: Pirámide y Verbos

Descarga gratis la infografía completa sobre la taxonomía de Bloom, incluyendo ejemplos de verbos que puedes usar para plantear tus objetivos didácticos.

Taxonomía de Bloom pirámide

Puedes usar esta infografía libremente en tu programación didáctica y compartirla con los demás siempre que cites este artículo 🙂

Cómo citar este artículo: Vírgula (2020). Taxonomía de Bloom. [Artículo de un blog]. Programaciones Didácticas Vírgula. Recuperado de virgulablog.es/programacion-didactica/elementos-de-la-programacion-didactica/objetivos/taxonomia-de-bloom

Referencias

Equipo pedagógico de Campuseducación.com (2020). Taxonomía de Bloom. Qué es y para qué sirve. [Mensaje en un blog]. Blog de Campuseducación.com. Recuperado de https://www.campuseducacion.com/blog/recursos/articulos-campuseducacion/taxonomia-de-bloom/

Méndez, M. A. (2015). La taxonomía de Bloom, una herramienta imprescindible para enseñar y aprender. [Mensaje en un blog]. Recuperado de http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/edublog/cprofestenerifesur/2015/12/03/la-taxonomia-de-bloom-una-herramienta-imprescindible-para-ensenar-y-aprender/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *