Unidad didáctica

Cómo desarrollar unidades didácticas (sin pasarte de páginas)

Según se acercan las oposiciones y empiezan a salir las convocatorias, leemos cómo en algunas comunidades autónomas deben desarrollarse las unidades didácticas dentro de la programación didáctica. Eso sí, con un máximo de 50-70 páginas de extensión. Quizás pienses que están pidiendo un imposible y no te falta razón. Pero como hay que cumplir con los requisitos, vamos a explicarte cómo desarrollar una unidad didáctica en 1 o 2 páginas.

1. Ideas claras para desarrollar la unidad didáctica

Antes de ponerte a escribir, debes pararte a pensar en las ideas clave de tu programación. Para resumir tu unidad didáctica, es importante que sepas discriminar lo esencial de lo accesorio. Así que apunta el gran tema que trata tu unidad, qué es lo que van a aprender los alumnos y qué objetivos persigues.

2. Haz una tabla para desarrollar tu unidad didáctica

En este punto te aconsejo que trabajes con una hoja de cálculo (Excel, Numbres,…), aunque puedes crear una tabla también en tu procesador de texto si lo prefieres. Allí, has de crearte un cuadro de mandos con los elementos de la unidad didáctica: nombre, sesiones, objetivos, competencias, contenidos, actividades, recursos, estándares o resultados de aprendizaje, criterios de evaluación, instrumentos y criterios de calificación. Creando la estructura una vez, la tendrás disponible para el resto de unidades. Además, si guardas el documento podrás usarlo otros años.

Después, lo que queda por hacer es ir rellenando las celdas. ¿Qué nombre le das a tu unidad? ¿Cuántas sesiones te va a ocupar? ¿Pertenece al primer, segundo o tercer trimestre? ¿Qué objetivos persigues? ¿Qué contenidos vais a tratar?, etc. Quizás al principio te abrumen tantos datos, pero conforme vayas desarrollando UD, verás cómo cada vez es más fácil y rápido.

¡Descarga tu plantilla para ahorrar aún más tiempo!

plantilla unidad didáctic excell oposiciones primaria y secundaria
plantilla unidades didácticas integradas oposiciones primaria y secundaria
plantilla unidad didáctica word lomce

3. Lleva las unidades didácticas desarrolladas a tu programación didáctica

¿Ya tienes desarrolladas tus 12-15 unidades didácticas? Es e momento de llevarlas a la programación didáctica. Puedes copiar las tablas y pegarlas en tu documento o puedes hacer un pantallazo para guardar las tablas como imagen e insertarlas en tu Word/Pages. Si optas por esta segunda opción, asegúrate de que la imagen se ve bien y es legible. Porque si después de hacer el trabajo, el tribunal es incapaz de leerlo, no habrá servido de nada :(.

Por norma general, te quedarán unidades más anchas que altas. Así que, coloca las tablas apaisadas, es decir, en horizontal, para optimizar el espacio. Si tus tablas son más altas que anchas, puedes dejarlas en vertical. La clave está en aprovechar todo el espacio de la página para meter la máxima información en el menor número de hojas. Si lo necesitas, divide la tabla en dos partes. Puedes colocar en una página los apartados de objetivos, contenidos, competencias, actividades y recursos mientras la parte de evaluación va en otra página. De esta forma tendrás dos páginas por unidad didáctica. Si te coge todo en una página, todavía mejor. Pero ¡recuerda! Que sea legible.

¡Ya tienes tus 15 unidades desarrolladas en 15-30 páginas! El resultado será algo así:

Desarrollar unidad didáctica

Mira cómo hacer una unidad didáctica integrada

cómo elaborar una unidad didáctica integrada oposiciones

Cómo hacer una Unidad Diáctica Integrada (UDI)

Para elaborar una unidad didáctica integrada o UDI necesitas conocer bien los conceptos de la programación didáctica y seguir estos pasos:

  1. Elige tema
  2. Justifica tu decisión
  3. Establece las asignaturas intervinientes
  4. Define los objetivos
  5. Haz una lista de contenidos
  6. Describe las competencias clave que desarrolla tu UDI
  7. Añade los criterios de evaluación
  8. Piensa en actividades y recursos
  9. Evalúa tu unidad

¿De dónde vienen las “unidades didácticas integradas”?

Con la aparición de la LOMCE, llegaron a las aulas competencias clave. Lo que se persigue es un aprendizaje integral que permita a los alumnos aplicar lo aprendido a la práctica. Porque no tiene mucho sentido, por ejemplo, estudiar la Edad Media en Historia por un lado, la Literatura Medieval por otro y la Filosofía Medieval por otro. Puesto que todos esos bloques tienen algo en común, aprovechémoslo para enseñar de forma integral. ¿Qué conseguimos? Que los alumnnos tengan una mejor idea de lo que fue la Edad Media. No tendrán ideas sueltas e inconexas, sino un conocimiento global, con diferentes perspectivas, de aquella época. Esto, claramente, les hace más competentes y más críticos.

¿Qué es una unidad didáctica integrada?

Una unidad didáctica integrada es aquella en la que se interrelacionan todos sus elementos. Además, existe una colaboración entre varias materias para lograr el desarrollo de las competencias clave. Es así de fácil.

Diseña tus unidades didácticas 3 veces más rápido

Diferencia entre unidad didáctica y unidad didáctica integrada

La unidad didáctica tradicional se contempla desde una sola materia y, hasta la publicación de la LOMCE, no incluía las competencias clave. Así, en la unidad didáctica se estabelcen unos objetivos, unos contenidos, unas actividades y una evaluación. Y así, se va prograsando linealmente durante el curso. El problema es el que veíamos al principio. Podemos ver a prinicipio de curso la Edad Media en Historia. Unos meses después la Literatura Medieval en Lengua y Literatura. Y más tarde estudiar esta época en Filosofía. Si preguntas a los alumnos, no sabrán interrelacionar unos campos con otros, no podrán describirte la Edad Media con una perspectiva interdisciplinar. Esto es un problema. Así que las UDIs cambiar el rumbo para combatirlo.

Una unidad didáctica integrada coge un tema común, como puede ser la Edad Media, el cuerpo humano o una fiesta local. En torno a ese tema, varias materias configuran sus objetivos, contenidos, actividades y evaluación. Y además, trabajan las competencias clave. Con ello conseguimos que los alumnos desarrollen un aprendizaje integral. Durante 2, 3 semanas, 1 mes, o el tiempo que se estime, estudiarán ese tema en distintas asignaturas. No solo el aprendizaje cobrará mayor sentido para ellos, sino que aprenderán mejor y más motivados. Y así podrán explicarnos cómo fue la Edad Media desde diversos ámbitos.

Diferencia entre unidad didáctica integrada y unidad didáctica globalizada

Básicamente es lo mismo, así que no te comas más la cabeza. Antes se llamaban unidades didácticas globalizadas porque no existían aún las competencias clave. Al aparecer estas y tener que trabajarlas de forma integrada, se ha cambiado el nombre, pero el principio es el mismo. Es como si todas las materias implicadas mirasen hacia un mismo punto de interés (el tema tratado).

Cómo hacer una unidad didáctica integrada

Elaborar una unidad didáctica integrada no tiene mayor dificultad, así que no te dejes amedrentar por la terminología. ¡Vamos a ello!

1. Elige un tema para la UDI

Escoge un tema que pueda tratarse desde diversas asignaturas y que contribuya al desarrollo de competencias clave. La verdad es que puedes encontrar infinitos temas, así que ¡ponle creatividad!

2. Incluye estos datos

Escribe en la cabecera el año académico y el curso al que se dirige tu UDI. Así, de un vistazo rápido nos ponemos en situación.

3. Justifica tu UDI

Argumenta por qué has elegido ese tema, cómo va a estructurarse tu unidad, por qué es importante trabajarla y hacerlo del modo que has propuesto.

4. Establece apartados para cada materia

Puesto que tu UDI se desarrolla desde diferentes asignaturas, crea un apartado para cada una. Puedes hacerlo en diferentes páginas de un procesador de texto o creando varias páginas dentro de una hoja de cálculo. Si vas a trabajar con tablas, es más cómodo Excel (o similares). Si prefieres ir desarrollando, mejor Word (o similares). Elige a tu gusto.

5. Define los objetivos de cada asignatura

Ya sean objetivos de etapa, de materia o de unidad, es importante que los definas porque son la brújula. Los objetivos nos ayudan a mantenernos en el camino adecuado. Además, permtirán la evaluación una vez terminado el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Estos objetivos puedes encontrarlos en el currículo (tanto a nivel nacional como autonómico) y puedes elaborarlos tú, si consideras que conviene especificar más en algunos aspectos.

6. Haz una lista con los contenidos

Cada asignatura, dentro de esta UDI, va a trabajar unos contenidos curriculares. Estos también vienen definidos por el curríuculo, aunque siempre puedes añadir otros más específicos.

Enlaza con las competencias clave

En fin, son la razón principal por la que estamos aquí. Haz una lista de las competencias clave a las que contribuyes desde cada materia y relaciónalas con contenidos y objetivos.

Añade los criterios de evaluación

Tráelos desde el currículo y plásmalos en tu tabla o documento. Podrás observar que objetivos y criterios de evaluación suelen ser muy parecidos. Los objetivos describen aquello que queremos lograr y los criterios de evaluación nos dicen cómo evaluar el grado en que se han logrado esos objetivos. Así que, como ves, es fácil integrar una unidad didáctica. La propia naturaleza de sus elementos nos lleva a hacerlo. Solo hay que poner un tema común en el centro y pensar las asignaturas que pueden contribuir al aprendizaje.

Piensa en actividades

Una vez que tenemos el contexto en que nos vamos a mover, es hora de pensar cómo actuar. Para ello, ve definiendo actividades que contribuyan al logro de objetivos, a la adquisición de competencias y a la adquisición de los contenidos. No te abrumes, ve poco a poco y verás cómo pronto coges soltura. Ponle un nombre a la actividad y ahora vemos cómo la completamos.

¿Qué ejercicios incluye?

La actividad se define en base a uno o varios ejercicios (lecturas, debates, investigaciones,…). Describe cómo se va a materializar esa actividad.

¿Cuánto tiempo va a llevar?

Indica las horas o sesiones que necesitarás para completar la actividad (7 sesiones, 10 sesiones,…).

¿Qué metodología vas a seguir?

¿Trabajo en grupo o individual? ¿Investigación, proyectos, aprendizaje autónomo,…?

¿Qué recursos necesitas?

¿Vas a usar libro de texto, pizarra digital, fichas, vídeos, recursos web,…?

Evalúa la UDI

Llegamos al último paso, que es evaluar lo aprendido. Aquí debes establecer unos indicadores de logro, unos instrumentos de evaluación (examen, cuaderno, debate,…) y los niveles de desempeño (en qué grado se ha alcanzado el logro).

Descargar ejemplo de programación didáctica integrada

Descarga una plantilla que te facilite la vida 🙂

Cómo hacer una unidad didáctica

¿Necesitas elaborar tus unidades didácticas y no sabes por dónde empezar? Entonces has llegado al lugar perfecto. A continuación te explico cómo hacer una unidad didáctica para oposiciones.

Cómo hacer una unidad didáctica en 7 pasos

A pesar de lo complejo que pueda parecer, hacer una unidad didáctica, además de algo creativo y ameno, es sencillo si lo afrontas con ganas. Se trata de preparar las clases que hipotéticamente darías en un colegio o en un instituto. Cuando ya tienes la plaza, tus unidades didácticas se harán realidad. Así que, son la mejor forma de demostrar lo buen profe que eres. Debes plantear tus unidades didácticas de manera realista y detallada para que los miembros del tribunal entiendan tu propuesta a la perfección.

Veamos cómo diseñar una unidad didáctica paso a paso:

Introducción de la unidad didáctica

Para elaborar una unidad didáctica lo primero es presentarla. Haz una breve introducción describiendo tu unidad y expón los argumentos pertinentes. Al principio puedes redactar una introducción de base y luego completarla cuando ya tengas la unidad completa.

Lo que debes incluir en este apartado de introducción es el título de la unidad didáctica, el bloque de contenidos y el trimestre al que pertenece y, como decíamos antes, una breve presentación. ¿Por qué es importante esta unidad? ¿Qué van a aprender los alumnos? ¿Se basa en alguna unidad anterior? ¿Es necesaria para trabajar próximas unidades? Acuérdate siempre de hacerte preguntas reflexivas sobre lo que estás haciendo para darle sentido.

Criterios de evaluación (o resultados de aprendizaje en FP) y objetivos

Como bien sabes, el currículo trae una lista de criterios de evaluación (resultados de aprendizaje en Formación Profesional) y de objetivos, los cuales debemos cumplir. Así que, para hacer tu unidad didáctica, puedes empezar por aquí. Si has leído el artículo sobre cómo elaborar una programación didáctica, ya tienes parte del trabajo hecho. Si no, tienes que coger esa lista de objetivos y criterios de evaluación y ver cuáles son más afines a tu unidad didáctica.

Veamos un ejemplo en Lengua Castellana y Literatura de 1º de Bachillerato. Nos vamos al bloque de contenidos 4, sobre Literatura. Dentro de este bloque, proponemos diversas unidades didácticas que van a abarcar todo el tercer trimestre. La unidad didáctica que nos ocupa ahora es la Literatura medieval en España. Si miramos los estándares de aprendizaje, todos hacen referencia a un periodo histórico: desde la Edad Media hasta el siglo XIX. Por tanto, todas las unidades didácticas de este bloque de contenidos van a incluir estos 4 estándares de aprendizaje:

  • Realizar el estudio de las obras más representativas de la literatura española desde la Edad Media hasta el siglo XlX a través de la lectura y análisis de fragmentos y obras significativas.
  • Leer y analizar fragmentos u obras completas significativas desde la Edad Media al siglo XlX , identificando sus características temáticas y formales relacionándolas con el contexto, el movimiento, el género al que pertenece y la obra del autor y constatando la evolución histórica de temas y formas.
  • Interpretar críticamente fragmentos u obras significativas desde la Edad Media al siglo XlX, detectando las ideas que manifiestan la relación de la obra con su contexto histórico, artístico y cultural.
  • Planificar y elaborar trabajos de investigación escritos o presentaciones sobre temas, obras o autores de la literatura desde la Edad Media hasta el siglo XlX, obteniendo la información de fuentes diversas y aportando un juicio crítico personal y argumentado con rigor.

Si te presentas a las oposiciones de FP, debes mirar los resultados de aprendizaje. Por ejemplo, el primer bloque de contenidos del módulo Recursos expresivos audiovisuales y escénicos tiene como resultado de aprendizaje: “Valora los recursos expresivos utilizados en producciones audiovisuales, relacionando sus características funcionales con la consecución de los objetivos comunicativos del proyecto”. Dentro de este primer bloque de contenidos, etablecemos, según nuestro propio criterior, tres unidades didácticas. Y las tres van a tener en común este resultado de aprendizaje. ¿Has visto qué fácil es avanzar?

El segundo paso dentro de este apartado es mirar a los objetivos. El currículo, hemos dicho, nos da una lista de objetivos para cada materia, ¿verdad? Ahora tenemos que ver cuál de esos objetivo encaja bien con nuestra unidad didáctica.

Para el ejemplo de Lengua de 1º de Bachillerato, nos vamos a la lista de objetivos de la LOMCE para este nivel educativo. Y de ahí escogemos los que entendmos que son acordes a nuestra unidad didáctica de literatura medieval. Por ejemplo, de acuerdo a como yo tengo pensado diseñar esta unidad, dos objetivos acordes son:

  • d) Afianzar los hábitos de lectura, estudio y disciplina, como condiciones necesarias para el eficaz aprovechamiento del aprendizaje, y como medio de desarrollo personal.
  • l) Desarrollar la sensibilidad artística y literaria, así como el criterio estético, como fuentes de formación y enriquecimiento cultural.

En el ejemplo de FP, vemos que nos vienen bien dos de los tres objetivos que propone el curríuculo:

  • a) Valorar los códigos expresivos y comunicativos que confluyen en la producción de programas audiovisuales, espectáculos y eventos, analizando su estructura funcional y sus relaciones, para deducir las características formales y expresivas de los proyectos.
  • v) Identificar y aplicar parámetros de calidad en los trabajos y actividades realizados en el proceso de aprendizaje, para valorar la cultura de la evaluación y de la calidad y ser capaces de supervisar y mejorar procedimientos de gestión de calidad.
  •  

Con esto ya tenemos una primera parte hecha, que nos va a orientar en el resto de unidad. Los objetivos guían nuestro camino en el proceso de enseñanza-aprendizaje y los resultados de aprendizaje o los criterios de evaluación podemos entenderlos como la meta que queremos alcanzar.

Contenidos de la unidad didáctica

Para seguir con la elaboración de las unidades didácticas, ahora miramos los contenidos. Para ello, tenemos que irnos al currículo. En el documento nacional verás los contenidos básicos, es decir, aquellos contenidos que todos los alumnos del país deben aprender. Si te vas al documento de tu comunidad autónoma puedes ver una lista de contenidos más desarrollada. Es sobre la que tienes que trabajar. Puedes añadir contenidos, cambiar el orden y definir unos contenidos mínimos necesarios para aprobar la asignatura. Lo que nos importa ahora son aquellos ítems que incluirás en tu unidad didáctica.

Volviendo al ejemplo de Recursos Audiovisuales de FP, de todos los contenidos del primer bloque, en esta unidad de trabajo voy a incluir solo estos:

  • La comunicación audiovisual:
    • El proceso de comunicación.
    • El lenguaje audiovisual.
    • Los medios de comunicación: características y funciones.

Esta es la base. Sobre estos contenidos, puedes añadir contenidos propios que, a tu juicio, son necesarios tratar. Son los contenidos extendidos. Por ejemplo, aquí, dentro de cada punto, añadiremos más subapartados que amplíen el temario y nos ayuden, por un lado, a explicar el tema y, por otro, ayuden a los alumnos a entender mejor la unidad. Pero esto es una tarea individual, así que, te dejo pensar 😉

Competencias que desarrollas en la unidad didáctica

¿Recuerdas que en otros artículos hemos hablado de las competencias clave, las competencias básicas y las competencias profesionales, personales y sociales? En este apartado tienes que indicar qué competencias desarrollas con esta unidad didáctica y argumentar por qué. Por ejemplo, en la unidad de Literatura, trabajaremos las competencias de Comunicación Lingüística y Conciencia y Expresiones Culturales. Claramente, al trabajar con textos que forman parte de nuestra historia y nuestra cultura, al leer y al recitar, estamos desarrollando estas competencias.

Diseñar las unidades didácticas para las oposiciones es, en gran medida, argumentar cómo desarrollas las competencias, así que dedícale todo el tiempo y esfuerzo necesario a este apartado.

Actividades de la unidad didáctica

Aquí viene la parte divertida. Con todo lo anterior, ahora ¿cómo enseñas todo eso? ¿Qué actividades harás en clase para facilitar el aprendizaje de los alumnos? ¿Vas a hacer exposiciones? ¿Vas a dar apuntes? ¿Qué ejercicios vas a mandar? ¿Seguirás un libro de texto? ¿Propondrás actividades digitales y online? Y, ¿qué recursos vas a utilizar? A este último punto puedes dedicarle un espacio propio en tu unidad, si quieres. Añade imágenes, presentaciones, vídeos, enlaces web,… todo lo que quieras. Eso sí, ten en cuenta que probablemente, en las oposiciones, no puedas mostrarlo.

Evaluación de la unidad didáctica

Al hacer las unidades didácticas, en este punto debes pensar cómo vas a evaluar a los alumnos, es decir, cómo sabrás si han aprendido y en qué grado. Y aquí, por una parte, tienes que mirar al curríuclo y por otra, proponer tu propia forma de evaluar. Empecemos por la primera. ¿Recuerdas que antes estuvimos viendo los criterios de evaluación y los resultados de aprendizaje? Bien, pues ahora tenemos que centrarnos en los estándares de aprendizaje (o criterios de evaluación en FP), que son los subapartados de esos criterios/resultados. ¿En cuáles tenemos que fijarnos? En los relativos a los criterios de evaluación que hemos vinculado con nuestra unidad. Pero… ¿los añadimos todos? No tiene por qué, solo aquellos relevantes en la unidad didáctica.

Estándares de aprendizje (o criterios de evaluación en FP)

Para la unidad de Literatura, propongo estos criterios de evaluación:

  • 1.1. Lee y analiza fragmentos y obras significativas desde la Edad Media al siglo XIX.
  • 2.1. Identifica las características temáticas y formales relacionándolas con el contexto, movimiento y género al que pertenece y la obra del autor.
  • 3.1 Interpreta críticamente fragmentos u obras significativas desde la Edad Media al siglo XIX.
  • 3.2. Detecta las ideas que manifiestan la relación de la obra con su contexto histórico, artístico y cultural.

Puedes modificar ligeramente los enunciados si lo consideras conveniente. Por ejemplo, en este caso, no quiero que mis alumnos trabajen obras del siglo XVI en adelante, solo nos vamos a centrar en la Edad Media. El primer enunciado, por ejemplo, quedará así: “Lee y analiza fragmentos y obras significativas de la Edad Media”.

Instrumentos de evaluación

Para saber en qué grado los alumnos han alcanzado los objetivos de la unidad, aparte de los criterios de evaluación, necesitas instrumentos de evaluación. Y aquí puedes dar rienda suelta a tu imaginación. Puedes usar exámenes, exposiciones orales, trabajos grupales o individuales, trabajos de investigación,… Cualquier forma de tarea que te permita ver el progreso de los alumnos y probar sus conocimientos. No se trata de ir a pillar, sino de ver cuánto y cómo han aprendido. Esto también te sirve para ver qué actividades y recursos dan mejores resultados. Si muestras honestidad y autocrítica, el tribunal confiará en ti y pensará que eres buen profe.

Criterios de calificación e instrumentos de calificación

¿Cómo vas a calificar esas tareas propuestas? Sabemos que el tipo de evaluación más conocida es el examen con una nota del 0 al 10, pero seguro que tienes algo más original que ofrecer, ¿no? Puedes establecer una escala con 3 o 5 valores que indique al alumno si debe mejorar, si va bien o si está aprendiendo de manera excelente; si progresa o si se está estancando. En fin, los instrumentos de calificación ofrecen una retroalimentación al alumno sobre su proceso de enseñanza-aprendizaje. O hablando en plata, le dan una nota.

Los criterios de calificación son parecidos a los criterios de evaluación, pero centrados en la nota que obtiene el alumno. Por ejemplo, en un examen tipo test de 20 preguntas, responder 20 preguntas correctamente garantiza un 10, mientras que responder 10 bien y dejar otras 10 en blanco da un 5 como nota. También se usan mucho las rúbricas, sobre todo para cuantificar aspectos cualitativos. Por ejemplo, calificar un texto escrito no es tan cuadriculado como un examen tipo test. Así podemos establecer unos criterios para dar una nota u otra: puntúa correctamente las oraciones, no abusa de las subordinadas, no utiliza lenguaje coloquial, pone correctamente las tildes,… Dentro de cada apartado, puedes establecer diferentes niveles para dar una nota. Por ejemplo, si hay 3 faltas de ortografía se resta 0,5 puntos; si hay más de 5 faltas de ortografía se resta 1 punto.

Todo esto, va configurando un sistema de evaluación y calificación que nos permite poner una nota a los alumnos a final de trimestre y de curso, pero que nos da buenas pistas sobre cómo aprende el grupo.

Conclusión de la unidad didáctica

Cierra tu trabajo con una conclusión que capte la atención del tribunal y resuma lo que has tratado en tu unidad didáctica. Destaca por qué es importante, qué han aprendido los alumno y qué utilidad tiene ese aprendizaje. Haz valer tu trabajo y déjales saber por qué merecer esa plaza. Y con esto ya sabes cómo elaborar tus unidades didácticas. La primera te llevará más tiempo, pero a medida que avances, crearás tu modo de trabajo e irás cada vez más rápido. Aplica los trucos que te cuento en el vídeo para ganar aún más tiempo y verás cómo todo el proceso se simplifica. Después, solo queda ensayar la exposición para ir a por todas el día del examen.

Diseña tus unidades didácticas 3 veces más rápido

Qué elementos componen una unidad didáctica

La unidad didáctica o de trabajo nos permite concretar para un periodo de tiempo específico qué contenidos tratamos y con qué objetivo. Pero no solo eso. A continuación vemos qué elementos componen la unidad de aprendizaje, cómo organizarlos y relacionarlos entre ellos para diseñar una unidad didáctica integrada.

Elementos de una Unidad Didáctica o de Trabajo

Contenidos de la unidad didáctica

Según define la ley de educación, son “conjuntos de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes que contribuyen al logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa y a la adquisición de competencias” (LOE/LOMCE). Son los contenidos que nos da el currículo y que nosotros como profesores secuenciamos y temporalizamos. Por ejemplo, podemos hacer una UD sobre las vocales. Los contenidos son, justamente, esas 5 letras.

La propia definición de contenidos, nos lleva a los siguientes apartados.

Objetivos de la unidad didáctica

Es lo que queremos conseguir, los resultados a los que queremos llegar. El currículo nos da unos objetivos de etapa para cada materia, pero en el caso de las unidades, necesitamos unos objetivos concretos, acordes con los contenidos. Normalmente, van a ser de creación propia. Por ejemplo, escribir 10 palabras que empiecen por “A”.

Competencias en una unidad didáctica

Son las “capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos” (LOMCE). Esta es la última incorporación al currículo y a veces no queda muy claro qué es, pero no tiene ninguna complicación. Las competencias hacen al alumno competente, es decir, que sea resolutivo en diversas situaciones. ¿Cuáles? Las relacionadas con los contenidos estudiados en la unidad. Es decir, se relacionan con el saber hacer.

Competencias clave o básicas

Se desarrollan desde Primaria hasta Bachillerato. Son 7:

  • comunicación lingüística
  • competencia matemática y competencias básicas en ciencias y tecnología
  • competencia digital
  • aprender a aprender
  • competencias sociales y cívicas
  • sentido de iniciativa y espíritu emprendedor  
  • conciencia y expresiones culturales

Por ejemplo, siguiendo con el ejemplo de antes, trabajamos la competencia en comunicación lingüística, porque estamos estudiando letras y palabras. Además, podemos fomentar la competencia de conciencia y expresiones culturales si vemos que muchas de las palabras que empiezan por A (como almohada o algibe) son de origen árabe. De esta manera, además, enlazamos contenidos de Lengua con Ciencias Sociales, lo cual ayuda a los alumnos a conectar ideas y aprender mejor.

Competencias profesionales, personales y sociales

Se trabajan en FP, una vez que los alumnos ya han adquirido las competencias clave en niveles inferiores. Estas competencias están muy especializadas en el área que se estudia. Por ejemplo, en el ciclo de Producción de Audiovisuales y Espectáculos, una de las competencias se relaciona con el análisis de documentación técnica, como puede ser un guion o un bosquejo. Claramente, habilita al alumno para desempeñar funciones en el ámbito laboral, en este caso en una producción.

Para trabajar todo esto, necesitamos de un cuarto elemento: las actividades.

Metodología en la unidad didáctica

Actividades de enseñanza-aprendizaje

Son las tareas que proponemos para estudiar unos contenidos, adquirir las competencias y alcanzar los objetivos. Es algo tan abierto que basta con tirar de imaginación. Piensa en la mejor manera de aprender y propón actividades acordes. Un ejemplo es el que pusimos antes: escribir 10 palabras que empiecen por A, pero puede haber infinitas más.

Recursos educativos

Las actividades muchas veces van acompañadas de recursos, como pueden ser fichas, películas, canciones, ordenadores, plastilina,… Lo importante es que contribuyan al desarrollo de las competencias, al logro de los objetivos y a la asimilación de contenidos.

Evaluación de la unidad didáctica

La evaluación permite ver qué alumnos han terminado satisfactoriamente una actividad o la unidad completa y qué alumnos necesitan mejorar. Para ello, el currículo nos da los criterios de evaluación, que miden el “grado de adquisición de las competencias y del logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa” (LOE/LOMCE). Igualmente, puedes usar criterios de creación propia. Por ejemplo, diferencia y reconoce las 5 vocales.

Asimismo, puedes utilizar criterios de calificación, si vas a poner nota, y definir instrumentos de evaluación. Imagina que voy a evaluar la actividad de escribir 10 palabras que empiecen por A. Para calificar ese ejercicio, utilizo una rúbrica:

  • Menos de 5 palabras → Necesita mejorar.
  • Hasta 6 palabras → Bien
  • Entre 7 y 8 palabras → Muy bien
  • Hasta 10 palabras → Excelente

Son ejemplos muy sencillos para entender bien las ideas, pero las combinaciones entre contenidos, competencias, objetivos, actividades y evaluación son miles. Y es ahí donde está toda la “chicha” del diseño de las unidades. Así que ¡pon en marcha la maquinaria de tu imaginación y empieza a trabajar! Verás como, poco a poco, avanzas mucho.

Elementos básicos de una unidad didáctica LOMCE

Los elementos curriculares del plan de unidad didáctica que debes incluir en tu programación son estos, aunque puedes ampliar y desarrollar todo lo que quieras:

  • Contenidos
  • Objetivos
  • Competencias
    • Clave o básicas
    • Profesionales, personales y sociales (FP)
  • Actividades
  • Recursos
  • Evaluación
    • Criterios de evaluación
    • Criterios de calificación
    • Instrumentos de calificación
  • Bibliografía

La unidad didáctica integrada y sus elementos

Una unidad didáctica integrada es aquella en la que sus partes forman un todo, dado que se interrelacionan entre sí. Esto implica que el conjunto de la unidad tiene más fuerza que cada uno de sus elementos individualmente. ¿Cómo se elabora una unidad integrada?

Para elaborar una unidad didáctica partimos de unos contenidos que hemos secuenciado y temporalizado en la programación. Por tanto, los contenidos del currículo ya los tienes distribuidos en unidades. Perfecto. Coge ahora una de esas partes, una unidad con sus contenidos didácticos. Reflexiona sobre ellos y piensa qué quieres eneseñar. Es decir, cuáles son los puntos clave que los alumnos deben aprender y no olvidar nunca más. Por ejemplo, si estudiamos la escala musical de do mayor, quiero que sepan dibujarla en el pentagrama, o que aprendan a tocarla con la flauta, o a cantarla. Así obtenemos los objetivos, esto es, lo que queremos lograr, aquello que guía y orienta la unidad didáctica. Por tanto, mis objetivos serán esos tres que he mencionado.

Ahora, ¿cómo quiero enseñar? Puedo definir unidades didácticas más prácticas o más teóricas, puedo ofrecer clases magistrales o proponer la resolución de problemas, incluso un aprendizaje basado en proyectos, entre miles y miles de opciones. Eso ya depende de ti. En este apartado estamos hablando de la metodología. Dentro de tu estilo y tu manera de dar clase, debes diseñar actividades con las que trabajar los contenidos y llegar a los objetivos propuestos. Por ejemplo, escuchamos una canción en do mayor con una melodía claramente identificable que luego escribiremos en un pentagrama y tocaremos con la flauta. ¿Ves cómo se van relacionando unos elementos con otros y poco a poco va creciendo la unidad por inercia?

Una vez que tienes elegidas las actividades, piensa qué competencias clave se trabajan con esa actividad. No todas las tareas que manden van a desarrollar competencias clave obligatoriamente, pero seguro que en cada sesión trabajas alguna de ellas. En el ejemplo de la actividad anterior se desarrolla la competencia Conciencia y expresiones culturales, porque escuchamos e interpretamos música, que es parte de nuestra cultura. Y podemos elegir una canción española, americana o india. Eso nos permite conocer la cultura. Como ves no es tan complicado, solo hay que tener los conceptos claros y reflexionar sobre ellos.

Llegamos a la evaluación. ¿Cómo evaluamos una unidad integrada? ¿Cómo evaluamos por competencias? Si has seguido este proceso, te va a salir solo. Tienes la actividad que quieres evaluar, con la que habéis trabajado una competencia clave (o varias) y habéis logrado un objetivo. Esa actividad también tenía unos contenidos. ¿Qué evaluamos, entonces? La asimilación de contenidos, la adquisición de la competencia concreta y el logro de objetivos. ¿Cuál era uno de los objetivos, tocar la escala? Genial. Simplemente, observando a la clase sabré quién la está tocando entera, quién se traba en algunas notas, etc. Con eso ya puedo evaluar. ¿Cómo sé quién ha aprendido a dibujar la escala? Pido que hagan la escala en un papel y me lo entreguen. Con eso también puedo evaluar.


Elementos de una unidad didáctica LOMCE

Descubre más sobre cada uno de los elementos que componen una unidad didáctica para Infantil, Primaria, Secundaria y FP.

Unidades Didácticas

Unidades Didácticas

Las unidades didácticas configuran la planificación de las actividades que llevarás a cabo en el aula. Si bien en la programación didáctica planificas todo el curso, en las unidades pones el foco en un periodo de tiempo determinado. El conjunto de unidades didácticas completan todo el curso académico. Por otro lado, mientras la programación didáctica es el marco general de tu enseñanza, las unidades sirven para concretar mucho más qué vas a hacer día a día. Su diseño puede ser algo complejo, así que echa un vistazo a los artículos que hemos creado para ayudarte.

Nuestros artículos sobre unidades didácticas

Aquí puedes encontrar una lista de artículos en los que hablamos de unidades didácticas integradas (UDI) y unidades de trabajo (UT).

Cómo hacer una Unidad Diáctica Integrada (UDI)

Para elaborar una unidad didáctica integrada o UDI necesitas conocer bien los conceptos de la programación didáctica y seguir estos pasos: Elige tema Justifica tu decisión Establece las asignaturas intervinientes…

Cómo hacer una unidad didáctica

¿Necesitas elaborar tus unidades didácticas y no sabes por dónde empezar? Entonces has llegado al lugar perfecto. A continuación te explico cómo hacer una unidad didáctica para oposiciones. Cómo hacer…

Qué elementos contiene una unidad didáctica o de trabajo

Una unidad didáctica está formada por varios elementos interrelacionados entre sí, que son: Justificación Objetivos Contenidos Competencias Actividades Recursos Estándares o Resultados de aprendizaje Criterios de evaluación ¡Vamos a verlo…

Definición de unidad didáctica según autores

Una unidad didáctica es la planificación de las actividades de aprendizaje en relación con el resto de elementos de la programación docente: objetivos, competencias, contenidos, metodología y evaluación. Es fundamental…

Las unidades integradas en la programación

Las unidades didácticas son la unidad mínima de una programación docente. Para elaborarlas, debes establecer unos objetivos y unos contenidos, así como explicar qué metodología y recursos vas a usar y cómo vas a desarrollar las competencias. Hecho esto, debes especificar cómo vas a evaluar el proceso de enseñanza-aprendizaje de cada unidad didáctica, mediante los criterios de evaluación y los estándares de aprendizaje, o los resultados de aprendizaje en FP.

Desde Vírgula te recomendamos que empieces por los contenidos, que ya tienes organizados en la secuenciación de tu programación didáctica. De acuerdo a esos contenidos, ¿qué objetivos propones? ¿Y qué competencias vas a desarrollar? Además, debes seguir la metodología que has planteado previamente, también en tu programación didáctica. Por tanto, en esta primera parte solo queda pensar qué recursos usarás en cada unidad didáctica.

Para terminar, fíjate en qué criterios de evaluación y estándares de aprendizaje van con cada unidad didáctica. Si quieres, para completar la unidad, puedes especificar qué instrumentos de evaluación y de calificación utilizarás para dar una nota a cada alumno.

Como ves, el diseño de las unidades didácticas integradas y de las unidades de trabajo requieren el dominio de todos los elementos de la programación didáctica. Asimismo, te aconsejamos que primero elabores tu programación completa y después te sumerjas de lleno en las unidades, porque te resultará más fácil.

Qué elementos contiene una unidad didáctica o de trabajo

Una unidad didáctica está formada por varios elementos interrelacionados entre sí, que son:

  1. Justificación
  2. Objetivos
  3. Contenidos
  4. Competencias
  5. Actividades
  6. Recursos
  7. Estándares o Resultados de aprendizaje
  8. Criterios de evaluación

¡Vamos a verlo con más detalle!

Justificación

Antes de entrar de lleno con los elementos de currículo, necesitas explicar brevemente en qué consiste esta unidad, por qué la trabajas y qué relevancia tiene para los alumnos. En tu programación habrás temporalizado cada unidad didáctica en un periodo determinado. ¿Por qué esta unidad se trabaja en ese momento concreto? ¿Qué has visto antes? ¿Qué enseñarás después? ¿Por qué es importante que los alumnos aprendan esta unidad? ¿Qué les permite de cara al futuro, en tu asignatura o en otros ámbitos? Hazte preguntas y elabora unas breves líneas que den una justificación de la unidad didáctica.

Objetivos 

Es lo que queremos conseguir, los resultados a los que queremos llegar. El currículo nos da unos objetivos de etapa para cada materia, pero en el caso de las unidades, necesitamos unos objetivos concretos, acordes con los contenidos. Normalmente, van a ser de creación propia. Por ejemplo, escribir 10 palabras que empiecen por “A”.

Objetivos educativos programación de aula
Aprende más sobre los objetivos

Competencias 

Son las “capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos” (LOMCE). Esta es la última incorporación al currículo y a veces no queda muy claro qué es, pero no tiene ninguna complicación. Las competencias hacen al alumno competente, es decir, que sea resolutivo en diversas situaciones. ¿Cuáles? Las relacionadas con los contenidos estudiados en la unidad. Es decir, se relacionan con el saber hacer. 

Competencias clave o básicas

Se desarrollan desde Primaria hasta Bachillerato. Son 7:

  1. comunicación lingüística
  2. competencia matemática y competencias básicas en ciencias y tecnología
  3. competencia digital
  4. aprender a aprender
  5. competencias sociales y cívicas
  6. sentido de iniciativa y espíritu emprendedor  
  7. conciencia y expresiones culturales

Por ejemplo, siguiendo con el ejemplo de antes, trabajamos la competencia en comunicación lingüística, porque estamos estudiando letras y palabras. Además, podemos fomentar la competencia de conciencia y expresiones culturales si vemos que muchas de las palabras que empiezan por A (como almohada o algibe) son de origen árabe. De esta manera, además, enlazamos contenidos de Lengua con Ciencias Sociales, lo cual ayuda a los alumnos a conectar ideas y aprender mejor.

7 Competencias clave LOMCE

Competencias profesionales, personales y sociales

Se trabajan en FP, una vez que los alumnos ya han adquirido las competencias clave en niveles inferiores. Estas competencias están muy especializadas en el área que se estudia. Por ejemplo, en el ciclo de Producción de Audiovisuales y Espectáculos, una de las competencias se relaciona con el análisis de documentación técnica, como puede ser un guion o un bosquejo. Claramente, habilita al alumno para desempeñar funciones en el ámbito laboral, en este caso en una producción.

programar por competencias en fp

Contenidos

Según define la ley de educación, son “conjuntos de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes que contribuyen al logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa y a la adquisición de competencias” (LOE/LOMCE). Son los contenidos que nos da el currículo y que nosotros como profesores secuenciamos y temporalizamos. Por ejemplo, podemos hacer una UD sobre las vocales. Los contenidos son, justamente, esas 5 letras.

Contenidos programación educativa
Aprende más sobre los contenidos

Actividades

Las actividades son las tareas que proponemos para estudiar unos contenidos, adquirir las competencias y alcanzar los objetivos. Es algo tan abierto que basta con tirar de imaginación. Piensa en la mejor manera de aprender y propón actividades acordes. Un ejemplo es el que pusimos antes: escribir 10 palabras que empiecen por A, pero puede haber infinitas más.

Recursos

Las actividades muchas veces van acompañadas de recursos, como pueden ser fichas, películas, canciones, ordenadores, plastilina,… Lo importante es que contribuyan al desarrollo de las competencias, al logro de los objetivos y a la asimilación de contenidos.

Metodología y actividades para programación de aula
Aprende más sobre la metodología

Evaluación 

La evaluación permite ver qué alumnos han terminado satisfactoriamente una actividad o la unidad completa y qué alumnos necesitan mejorar. Para ello, el currículo nos da los criterios de evaluación, que miden el “grado de adquisición de las competencias y del logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa” (LOE/LOMCE). Igualmente, puedes usar criterios de creación propia. Por ejemplo, diferencia y reconoce las 5 vocales. 

Asimismo, puedes utilizar criterios de calificación, si vas a poner nota, y definir instrumentos de evaluación. Imagina que voy a evaluar la actividad de escribir 10 palabras que empiecen por A. Para calificar ese ejercicio, utilizo una rúbrica: 

  1. Menos de 5 palabras → Necesita mejorar.
  2. Hasta 6 palabras → Bien
  3. Entre 7 y 8 palabras → Muy bien
  4. Hasta 10 palabras → Excelente
Evaluación programación docente
Aprende más sobre la evaluación

Son ejemplos muy sencillos para entender bien las ideas, pero las combinaciones entre contenidos, competencias, objetivos, actividades y evaluación son miles. Y es ahí donde está toda la “chicha” del diseño de las unidades didácticas. Así que ¡pon en marcha la maquinaria de tu imaginación y empieza a trabajar!

unidad didáctica ejemplo

Definición de unidad didáctica según autores

Una unidad didáctica es la planificación de las actividades de aprendizaje en relación con el resto de elementos de la programación docente: objetivos, competencias, contenidos, metodología y evaluación. Es fundamental entender bien la definición de unidad didáctica para, después, poder diseñarla correctamente.

Definición de unidad didáctica según Ibañez, 1992

«La unidad didáctica es la interrelación de todos los elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje con una coherencia interna metodológica y por un periodo de tiempo determinado».

Ibáñez, 1992

Igual que para la programación didáctica, una buena unidad didáctica es aquella que tiene un sentido global. La interrelación de todos sus elementos confiere el significado. Esto es, debemos plantear actividades con las que trabajar unos contenidos específicos del currículo. A la vez, esas actividades persiguen unos objetivos mientras desarrollan alguna de las competencias clave u otras competencias. Por último, hay que evaluar esa actividad para comprobar que el alumno ha aprendido. Cada elemento gira entorno a un concepto común, el que se está estudiando. Y cada elemento se relaciona con los demás, de manera que no son concebibles por separado.

Qué es una unidad didáctica según el MEC, 1992

«Unidad de programación y actuación docente configurada por un conjunto de actividades que se desarrollan en un tiempo determinado, para la consecución de unos objetivos didácticos. Una unidad didáctica da respuesta a todas las cuestiones curriculares al qué enseñar (objetivos y contenidos), cuándo enseñar (secuencia ordenada de actividades y contenidos), cómo enseñar (actividades, organización del espacio y del tiempo, materiales y recursos didácticos) y a la evaluación (criterios e instrumentos para la evaluación), todo ello en un tiempo claramente delimitados».

MEC, 1992

El significado de unidad didáctica aquí plantea  un diseño para un tiempo determinado. Por ejemplo, podemos dedicar una semana para estudiar a Bécquer o todo un trimestre para estudiar la literatura medieval.

Concepto de unidad didáctica según Escamilla, 1993

«La unidad didáctica es una forma de planificar el proceso de enseñanza-aprendizaje alrededor de un elemento de contenido que se convierte en eje integrador del proceso, aportándole consistencia y significatividad. Esta forma de organizar conocimientos y experiencias debe considerar la diversidad de elementos que contextualizan el proceso (nivel de desarrollo del alumno, medio sociocultural y familiar, Proyecto Curricular, recursos disponibles) para regular la práctica de los contenidos, seleccionar los objetivos básicos que pretende conseguir, las pautas metodológicas con las que trabajará, las experiencias de enseñanza-aprendizaje necesarios para perfeccionar dicho proceso».

Escamilla, 1993

En este caso el sentido de la unidad didáctica es que todos sus elementos se interrelacionan entre sí. Concretamente, según indica Escamilla (1993), el contenido de la unidad didáctica es el centro de esa interrelación. Con lo cual es el punto de partida. Así que, si aparte de preguntarte qué es una unidad didáctica también tienes la duda de cómo elaborar una unidad didáctica, ya sabes que tienes que partir de los contenidos. En función a ellos, establecer el resto de elementos y darle sentido al conjunto. Si quieres profundizar en esto puedes entrar en el curso sobre la programación y las unidades Didácticas, 100% online y a tu ritmo.

Definición de unidad didáctica según Contreras, 1998

«Proyecto didáctico específico, desarrollado por un profesor concreto y para un concreto número de alumnos, en una situación concreta y para una disciplina». 

Contraras, 1998

En este caso, se hace hincapié en lo concreto de la unidad didáctica. ¿Te imaginas que todos los profesores de una misma asignatura tuvieran unidades didácticas iguales? No tendría ningún sentido. En primer lugar porque cada uno tiene su forma de enseñar y de entender la educación. Pero sobre todo, porque cada grupo de alumnos, cada centro, cada ciudad son diferentes. Y la enseñanza, sin duda, debe diseñarse teniendo en cuenta el contexto.

Qué es una unidad didáctica según Viciana, 2002 

«Unidad mínima del currículo del alumno con pleno sentido en sí misma, aunque contiene unidades más pequeñas que son las sesiones y su unión secuenciada conforma un todo más global que es la programación de aula». 

Viciana, 2002

Es decir, si vamos de lo general a lo concreto, tenemos una programación didáctica (se aplica a todo el curso), que se divide en unidades didácticas (duran un tiempo determinado por el docente) y estas, a su vez, de subdividen en sesiones de aprendizaje (una clase de 55 minutos, de 115,…).

Definición de unidad didáctica según Novalbos, 2016

«Una unidad didáctica es un documento, a modo de declaración de intenciones, constituido por una serie de elementos que guiarán al profesorado en el tratamiento de las competencias y contenidos de dicha unidad, con unos objetivos, unas metodologías, unos tiempos y unos criterios de evaluación. Además, debe tener en cuenta los conocimientos didácticos actuales sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje. Pero, a su vez, dicha UD debe estar enmarcada dentro de una Programación Didáctica (PD), un documento de orden superior».

Novalbos, 2016

Como puedes ver, este último concepto de unidad didáctica es el más actual y se entiende bastante bien. Redunda en las ideas que ya hemos comentado.

Ideas clave de las unidades didácticas

Para terminar, podemos extraer unos ítems a modo de resumen sobre el significado de unidad didáctica y cómo podemos planificarla:

  1. Las unidades didácticas son un medio de concreción de la programación didáctica.
  2. Una unidad didáctica integra los elementos de la programación docente para periodos pequeños de tiempo.
  3. La unidad didáctica desarrolla las actividades de enseñanza-aprendizaje que se ejecutarán en clase.
  4. Toda unidad didáctica se subdivide en sesiones y se orienta hacia la consecución de objetivos y competencias.
  5. El diseño de cualquier unidad didáctica está adherido al contexto del aula.
  6. El conjunto de unidades didácticas aportan coherencia y significado al proceso de enseñanza-aprendizaje.

Teniendo esto en cuenta, estamos preparados para realizar una unidad didáctica globalizada o integrada en cualquier nivel educativo, desde Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato, hasta FP o EOI.

Crea tus unidades didácticas más rápido