Exposición

Haz una defensa de la programación didáctica original

Una de las mayores aspiraciones en las oposiciones docentes es ser original. Y existe un por qué: aquellos que presenten un buen trabajo con rasgos distintivos captarán mejor la atención del tribunal y jugarán con ventaja. Piénsalo. Si tú fueses miembro del tribunal, ¿qué te atraería más, una persona que cuenta lo mismo que las demás o una que hace algo totalmente diferente? En este artículo vamos a ver tres técnicas para realizar una defensa de la programación didáctica original.

Cómo hacer una defensa original de la programación y la unidad didáctica

Para hacer algo diferente, necesitas actuar de forma diferente. Lo típico a la hora de exponer un trabajo es leerlo, sacar las ideas principales y después contárselas a tu audiencia… Te contaré un secreto: los buenos oradores no siguen este patrón.

Cuando leemos, tenemos un soporte escrito sobre el que centramos nuestra atención. Si algo no nos queda muy claro, podemos volver a leer. Asimismo, nosotros controlamos los tiempos, es decir, podemos leer más rápido o más despacio. Con los discursos orales esto se pierde, ya que las palabras se las lleva el viento y el ritmo lo marca el orador. Por eso, un buen discurso tiene esto en cuenta. Así que necesitas trabajar la estructura y la presentación de la información para crear un discurso que mantenga la atención del tribunal durante 1 hora, aproximadamente, que será lo que dure tu defensa de la programación didáctica junto con la unidad.

A continuación vemos 3 técnicas que harán tu defensa de la programación didáctica más original.

Lluvia de ideas

Seguro que la conoces. Puedes utilizarla para establecer el planteamiento general de tu programación didáctica como para elegir el hilo conductor o algún punto concreto de la exposición. Se trata de anotar todas las ideas que te surjan, cuantas más, mejor. ¿Por qué? Porque la primera idea que aparece en nuestra mente siempre es la más típica. En consecuencia, probablemente todos los opositores opten por esa idea, por ejemplo, exponer en plano la programación tal cual está escrita. Este plantemiento no tiene por qué estar mal, pero no va a ser original. Si sigues escarbando en tu imaginación, tendrás nuevas ideas que a nadie más se le hayan ocurrido. Es de ahí de donde viene la originalidad de la exposición oral.

Sigue estos pasos:

  • Concéntrate en el tema
  • Anota todas las ideas que tengas (como mínimo unas 5 u 8)
  • Piensa cómo sería el planteamiento con cada una de esas ideas
  • Descarta las más descabelladas o complicadas de llevar a cabo
  • Elige tu favorita y empieza a trabajar con ella

Situaciones hipotéticas: ¿y si?

¡Vamos a potenciar el pensamiento lateral! Muchas veces, lo único que necesitamos para tener nuevas ideas es mirar desde otra perspectiva. Pero claro, no siempre es fácil de nuestra perspectiva. Por eso esta técnica nos lleva a imaginar situaciones hipotéticas en las que actuaríamos de una manera diferente. Por ejemplo, ¿y si el tribunal está compuesto por niños? Esto me lleva a realizar un plantemiento diferente. En este caso, haría una exposición más visual y explicaría las cosas de manera más sencilla. Otro ejemplo es: ¿y si la exposición durase 5 minutos? ¿Qué diría en tan poco tiempo? Y ¿cómo lo diría?

Puedes hacerte tus propias preguntas, creando así situaciones hipotéticas a las que puedes aportar soluciones inusuales. Esto te ayudará a tener ideas creativas y aplicarlas a tu defensa oral de la programación didácitca para ser más original.

Mapas mentales

Los mapas mentales imitan el funcinoamiento de nuestra memoria. Cuando accedemos a una idea, lo hacemos de manera asociativa; lo mismo que hacemos en los mapas mentales. En ellos, ponemos una idea principal en el centro y de ella sacamos ideas secundarias. En cada una de esas ideas, completamos información con palabras y dibujos. Y para que todo sea más visual, podemos recurrir a colores y asociaciones. De esta manera, puedes ir sacando ideas a partir de otras y relacionarlas entre sí. Crearás todo un mundo de ideas interconectadas que, de otra forma, no hubiesen aflorado en tu imaginación.

Como antes, quédate con aquellas más asequibles para hacer una defensa original de la programación didáctica.

Consejos para ser original en la defensa de la programación didáctica

El mejor consejo que te puedo dar para presentar una exposición original de la programación didáctica es que seas natural. Huye de todo artificio, no salgas a interpretar un papel ni intentes defender una propuesta que no sea tuya. En primer lugar porque puede que otros hagan lo mismo. En ese caso, el primero que defienda su programación o su unidad didáctica saldrá ganando y el resto serán meras copias. En segundo lugar porque cuando actúas de manera natural sacas lo mejor de ti. Tus esfuerzos van dirigidos a exponer tu trabajo, a defender tu propuesta didáctica. Vas a poder explicarle al tribunal el por qué de tu secuenciación de contenidos o el por qué de tu metodología. Expondrás tus actividades con soltura, porque para ti tienen pleno sentido y, desde la más absoluta sinceridad, podrás transmitir que son la mejor opción para tu grupo de alumnos.

Si, en lugar de eso estuvieras pensando en cómo moverte, en cómo imitar a tal persona que habla bien, en que no te tiemblen las manos… estarás menos pendiente de lo que dices. Pero ¿cómo consigo eso? La única manera es elaborar tu propio discurso, como ya hemos ido viendo, y ensayando mucho. La exposición oral de la programación didáctica es cuestión de práctica, sobre todo si te cuesta hablar en público. Así que te dejo con esa tarea 🙂

Descubre todos los trucos para ser original en la defensa de la programación didáctica

defensa unidad didáctica oposiciones

Hilo conductor para la defensa de la programación didáctica

Sois muchos los que buscáis un hilo conductor para la programación didáctica. Es un recurso que aporta riqueza a la exposición oral y que puede llegar a cautivar al tribunal, pero no siempre es fácil encontrar un tema y un enfoque para usar de hilo conductor. En este artículo vamos a resolver ese problema.

¿Qué es el hilo conductor de la programación didáctica?

El hilo conductor es un tema que le da continuidad a la exposición oral de la programación didáctica. El principal obstáculo que encontramos en las oposiciones con la programación didáctica es que es un documento largo, complejo y con mucha terminología técnica. En consecuencia, suele hacerse pesado tanto elaborarla como escucharla. Por ello, recurrir a un hilo conductor permite realizar una defensa de la programación y la unidad didáctica mucho más atractiva.

¿Cómo elegir un hilo conductor?

Antes de nada debes tener en cuenta que si elaboras la programación y las unidades como te explicamos en Vírgula, ya tienes un hilo conductor. No es un tema externo, sino la propia presentación de la programación. Al ir enlazando unos apartados con otros y darle un enfoque global, ya tienes el trabajo hecho. A esto podríamos llamarlo el “hilo conductor discursivo”. No obstante, si quieres algo diferente, vamos a ver cómo hacerlo.

Elegir el tema

Primero debes elegir un tema. Cualquiera, tampoco te atasques en este paso porque es el menos importante. A veces pasamos días y días pensando en el tema perfecto… No te esfuerces, que el tema perfecto no existe. Todo depende del tratamiento que hagas después de ese tema. Así que escoje algo que te guste, que te llame la atención, que esté relacionado con tu asignatura y con tu nivel. Y aquí sí es importante que adaptes el tema a tu nivel educativo. En Infantil podemos elegir un cuento como hilo conductor, pero para Secundaria debemos elegir algo diferente.

Dicho esto, ese tema de partida puede ser algo concreto (un objeto, un animal, un personaje,…) o algo abstracto (la creatividad, las estaciones del año o la magia, por ejemplo). En este sentido es interesante escoger alguna habilidad que quieras fomentar en tus alumnos, como puede ser esa creatividad o el trabajo en equipo.

Definir el enfoque

El segundo paso es definir el tema buscando un enfoque. Aquí es donde sí puedes conseguir una ventaja competitiva si lo haces bien. Pero no empieces pensando en el resultado final, céntrate en definir propiamente tu tema: qué es, qué características tiene, cuáles son sus beneficios,… Y hazlo desde tu propia perspectiva. Es de aquí de donde va a salir la originalidad, así que no trates de hacer algo perfecto, sino personal. Solo así será único. Porque, al igual que la programación, no se trata de una operación matemática donde hay una única solución; existen tantas como opositores. La clave está en que tu hilo conductor tenga sentido dentro de tu contexto, esté bien cimentado y sea original.

Enlazar con la programación didáctica

Ahora que ya tienes tu tema y tu enfoque es el momento de enlazarlo con la programación y las unidades didácticas. Aquí debes visualizar tu programación como un conjunto de bloques y el hilo conductor como una línea que los atraviesea, uniendo unos con otros. Con lo cual, para pasar de unos apartados a otros, lo harás recurriendo a tu hilo conductor. ¿Cómo? Tirando del enfoque que has definido previamente (características, beneficios, etc.). Por ejemplo, puedo empezar hablando de la creatividad en la introducción. En este punto daré mi definición y explicaré qué sentido tiene en mi programación didáctica. Al hablar de los objetivos puedo decir que están enfocados a fomentar la creatividad de los alumnos, porque tiene los beneficios que he descrito en la fase anterior. Y cuando plantee mis actividades volveré a hablar de la creatividad, que tiene ciertas características que se desarrollan con esas actividades en el aula. Es decir, en cierto sentido la programación y el hilo conductor discurren paralelamente, retroalimentándose.

Así que estipula bien en qué puntos vas a rescatar el hilo conductor y qué vas a decir en cada momento, así como de qué manera irás enlazando unos apartados con otros.

Ensayar

Para terminar, queda lo más sencillo, que es ensayar. Así podrás ver cómo suena, si te gusta el resultado y si hay algo que mejorar.

Características del hilo conductor de la programación didáctica

Al utilizar un hilo conductor para defender la programación didáctica y sus unidades debes tener en cuenta algunas características:

  • Busca un tema que te resulte cómodo, porque lo vas a trabajar durante meses y lo vas a repetir muchas veces, así que es fundamental que te sientas cómodo/a con el hilo conductor para poder brillar delante del tribunal.
  • Debe ser interesante, porque buscamos captar y mantener la atención del tribunal durante una hora. Busca despertar su curiosidad, utiliza un tema de actualidad o que nunca pase de moda y dale un toque personal.
  • También ha de adecuarse a tu nivel educativo y a tu asignatura, ya que no tiene mucho sentido que use un cuento como hilo conductor para Bachillerato o las características físicas de la luz para Primaria. Sin embargo sí tiene más sentido si uso monumentos británicos como hilo conductor en Inglés o las Olimpiadas para Educación Física.
  • Aporta tu visión personal para hacerlo único, porque solo así conseguirás sobresalir.
  • El hilo conductor debe despertar tu pasión, de manera que puedas transmitírsela al tribunal. Cuando rebosas pasión, tu discurso toma un color totalmente diferente; se llena de luz.

Ejemplos de hilo conductor para la programación y las unidades didáctica

Puedes utilizar un hilo conductor tanto para la programación como para las unidades, y puedes usar uno mismo para ambas. Eso lo dejo a tu elección. Ahora, para darte ideas, te dejo algunos ejemplos:

  • Cuentos: utiliza un capítulo o personaje para cada unidad didáctica.
  • Películas y series: es una versión de los cuentos para niveles más avanzados. Puedes usar también capítulos y personajes o sucesos de la serie para ir explicando los contenidos. Igualmente puedes usar cualquier tipo de obras artísticas.
  • Procesos: ¿Te acuerdas de la técnica “dibuja tu casa”? Utiliza un proceso como hilo conductor para avanzar a medida que das pasos en ese proceso. Por ejemplo, al hacer una casa, primero se ponen los cimientos, luego se van levantando paredes y por último se coloca el tejado.
  • Habilidades: como el trabajo en equipo, que puede trabajarse con diferentes agrupamientos y dinámicas.
  • Aspectos relacionados con la asignatura: como por ejemplo la comprensión lectora.
  • Interés general: como el cuidad del medio ambiente, que es tan amplio que puede adaptarse a cualquier programación.

Más como el hilo conductor de la programación didáctica

defensa unidad didáctica oposiciones
Defensa programación didáctica

Guion para la defensa de la unidad didáctica

Llevar un guion para la defensa de la unidad didáctica es un recurso que el tribunal de oposiciones te permite, así que voy a contarte cómo puedes aprovechar esta oportunidad para mejorar tus resultados.

Los nervios o el miedo a hablar en público pueden jugarte una mala pasada en la defensa de tu programación didáctica. Por eso es importante llevar un buen guion de la unidad didáctica, que te sirva de base y te dé seguridad.

Pero… si ese guion de la unidad y de la programación solo puede ocupar una página y no puede incluir contenido curriclar… ¿cómo me acuerdo de todo lo que tengo que decir?

Fácil. Con la técnica “Dibuja tu casa”:

Esta técnica te ayuda a recordar de forma casi involuntaria todo lo que debes tratar en tu exposición. Se trata de utilizar dibujos o imágenes mentales en las que basar el guion de tu unidad didáctica.

Piensa en una casa. Fácil de recordad, ¿no? Y piensa ahora en la estructura de esa casa y las conexiones que puedes hacer con el guion para la defensa de la unidad didáctica.

Cómo elaborar el guion para la defensa de la unidad didáctica

Para empezar, una casa es algo que hay que construir de abajo a arriba, de menos a más, igual que la unidad didáctica. Así que, podemos entender que el jardín o la entrada de esa casa es la Introducción y el Contexto o la Justificación de la unidad.

Una vez que nos hemos ubicado, colocaremos los cimientos con objetivos, competencias y contenidos. Son los que van a guiar el proceso de enseñanza-aprendizaje, son la base. Sobre ellos, voy a construir la siguiente parte.

Cuando los cimientos ya están bien sentados, podemos empezar a levantar paredes y a hacer habitaciones. Esto es, metodología, actividades, recursos, agrupaciones,… Todo el trabajo de clase. Fíjate que sin objetivos o competencias o contenidos estas actividades no tendrían un sentido completo. O al menos no tendrían una finalidad.

Por último, es hora de colocar el tejado y ver si la edificación resiste o se cae. Esta parte corresponde a la evaluación: en qué medida los alumnos han aprendido y en qué grado ese aprendizaje ha sido significativo, se mantiene en pie y no se derrumba.

Teniendo este símil basado en una imagen en la cabeza, resulta mucho más sencillo recordar la estructura de nuestra exposición y el guion de la unidad didáctica o de trabajo. Puede ser que incluso no necesites mirarlo en el momento de la defensa.

Así que ten en cuenta esta técnica y busca tu propia imagen para enlazar con tu guion. Puedes usar una casa o cualquier otro dibujo, como un árbol o un camino. Lo que se te ocurra. Lo importante es que esa imagen tenga sentido para ti, de manera que puedas recordarla sin esfuerzo. Con esto conseguimos que, a la hora de exponer, en lugar de estar recordando un guion, estemos dando un paseo por ese dibujo. Es mucho más agradable :).

Con la programación didáctica puedes hacer lo mismo. Piensa en una imagen para relacionar con la estructura de tu defensa y pasea por ella.

Hasta aquí ya has aprendido una técnica para recordar tu guion… Pero, ¿cómo elaboro el guion de la programación didáctica y el guion de la unidad didáctica para mi defensa?

Guion para la programación didáctica

Siempre que elabores un discurso, puedes apoyarte en una estructura en 3 partes: Introducción, desarrollo y final. Empieza por ahí.

Comienza numerando las partes de tu exposición y luego complétala con los apartados de tu programación de aula:

  1. Introducción: Presentación + Contexto
  2. Desarrollo:
    1. Objetivos, Competencias y Contenidos.
    2. Actividades, Recursos, Metodología, Agrupaciones, Evaluación… Todo el trabajo en clase.
  3. Final: Atención a la diversidad y Conclusión.

Guion para la unidad didáctica

Para la unidad didáctica o de trabajo sigue esa misma gran estructura de 3 partes y plantea los mismos elementos, pero centrándote mucho más en las actividades y el trabajo en clase.

  1. Introducción: Presentación + Justificación
  2. Desarrollo:
    1. Objetivos
    2. Competencias
    3. Contenidos
    4. Actividades y trabajo en clase
    5. Evaluación
  3. Final: Atención a la diversidad + Conclusión

Dentro de esta estructura básica, añade todas las notas que necesites. Por ejemplo, puedes enumerar las actividades que vas a hacer, o los objetivos que persigues, las competencias que trabajas, el número de sesiones,… Eso va a tu gusto. Eso sí: NO PUEDES INCLUIR INFORMACIÓN CURRICULAR. Es decir, no puedes añadir un objetivo o un criterio de evaluación tal cual viene en el curriculo. Probablemente os lo diga el tribunal el día de la presentación. Y aquí viene el gran problema: ¿cómo memorizo ese contenido curricular?

Algunos opositores memorizan estratégicamente dos o tres objetivos y algunas competencias o algunos criterios de evaluación para que parezca que tienen mucha idea. Pero la verdad es que eso no demuestra nada. No tiene ninguna utilidad que memorices algo que está en la ley si no le das sentido dentro de tu programación y de tu unidad didáctica. Es decir, no sirve de nada que repitas como un papagayo tres líneas de la LOMCE si no eres capaz de sacar una conclusión de ahí ni de contextualizarlo dentro de tu propuesta didáctica.

Mucho más que un guion para la defensa de la unidad didáctica

defensa programación didáctica y unidad didáctica oposiciones

Entonces, lo primero que tienes que hacer es coger ese contenido curricular y entender a fondo su significado. Por ejemplo, uno de mis objetivos es:

Valorar los códigos expresivos y comunicativos que confluyen en la producción de programas audiovisuales, espectáculos y eventos, analizando su estructura funcional y sus relaciones, para deducir las características formales y expresivas de los proyectos.

Este objetivo tiene sentido en mi programación porque les voy a enseñar a los alumnos a analizar y crear historias audiovisuales a través de recursos expresivos que transmitan emociones e ideas.

¿Cómo consigo acordarme de este objetivo? Cuando le hayas dado un sentido dentro de tu propuesta y entiendas el objetivo, te resultará mucho más sencillo recordar la idea. El siguiente paso es replantear el objetivo con tus propias palabras. En este caso puedo decir que el objetivo es:

Valorar los códigos expresivos y comunicativos de proyectos audiovisuales, analizando las funciones que cumplen en ellos, para deducir sus características formales y expresivas.

Hemos conseguido reducir el objetivo casi una línea y ahora es más sencillo de decir y recordar. Haz lo mismo con todo el contenido curricular que quieras introducir en tu exposición oral. Verás cómo, poco a poco, va tomando forma. Si ganas seguirdad recordando estos contenidos y te apoyas en un guion fácil de recordar (por el que puedas incluso pasear), tus nervios se reducirán a la hora de defender la programación y la unidad didáctica.

Prepárate para conseguir la plaza

defensa programación didáctica y unidad didáctica oposiciones
curso programación didáctica oposiciones secundaria y magisterio
mindulness para oposiciones magisterio y secundaria

Defensa de la Programación Didáctica frente al tribunal de oposiciones

Defensa de la programación didáctica

¿Ya tienes terminada tu programación y unidades didácticas? ¿O al menos la tienes bien encaminada? ¡Genial! Entonces ha llegado el momento de preparar la defensa de la programación didáctica frente al tribunal de oposiciones. Y, en este punto, probablemente no sepas muy bien por dónde empezar o cómo encaminar la exposición oral. ¿Utilizo algún hilo conductor? ¿Cuál? ¿Debo ser muy formal? ¿Puedo encontrar mi propio estilo? ¿Qué tipo de material puedo llevar de apoyo? ¿Es recomendable escribir en la pizarra? ¿Y cómo controlo los nervios? ¿Cómo supero el miedo?

Si tienes alguna de estas dudas o cualquier otra, deja que te ayudemos. Aquí vas a encontrar respuestas claras e ideas novedosas para hacer una defensa original así que, ¡adelante!

Nuestrso artículos sobre la exposición oral de la programación didáctica

Aquí encontrarás todos los artículos en los que hablamos de la defensa de la programación y las unidades didácticas:

Consejos para la exposición oral de la programación

Ya sea que te debas defender una programación docente en Infantil, Primaria, Secundaria o FP, necesitas un discurso espectacular para convencer al tribunal de que tú mereces la plaza más que nadie. Y el primer paso para elaborar una buena exposición oral es establecer una estructura. Marca bien un principio, un medio y un final. Es la típica estructura de planteamiento, desarrollo y desenlace que todos hemos estudiado. Busca, dentro de tu programación didáctica, qué puedes ser el planteamiento, el desarrollo y el final. Por lo general, empezarás con la introducción y terminarás tu defensa con la conclusión, para dejar en el medio todo el material curricular.

El segundo paso es definir bloques de contenidos dentro de esas tres partes. La defensa de la programación en las oposiciones suele durar 30 minutos. En ese tiempo vas a decir muchas cosas y si no haces el discurso atractivo, al tribunal le costará seguirte. Por eso debes establecer bloques de contenidos (objetivos, competencias, contenidos, etc.) bien definidos y explicarlos claramente cada uno en su momento. Aquí la clave es no mezclar ideas. Cuanto más claro sea tu discurso, mejor lo verá el tribunal.

A continuación, utiliza una especie de “pegamento” para unir esos bloques. Se trata de palabras y expresiones para darle continuidad al discurso:

  • En primer lugar, en segundo lugar, por último.
  • A continuación veremos,…
  • Déjenme adelantarles una idea que veremos luego en profundidad.
  • Para empezar,…
  • Antes de nada…
  • Para terminar…
  • A modo de conclusión…
  • Aquí hay tres aspectos importantes…
  • En la misma línea…
  • Cambiando de asunto…
  • Ahora que ya hemos visto… podemos pasar a…

Elabora tu propia lista con expresiones que den riqueza léxica a tu discurso. Así no sonará como una serie de ideas sueltas, sino como un todo bien trabajado que tiene un sentido global.

Y una vez que tienes tu estructura y tus conectores solo queda ensayar. Dedícale unos minutos todos los días a practicar la exposición oral, de manera que en las oposiciones lo tengas todo bien atado. Cuanto más practiques, más confianza tendrás y mejor podrás defender tu programación de aula.

Cómo hacer una defensa original de la programación didáctica

Para hacer una exposición original de la programación didáctica debes apoyarte en tu propio planteamiento. ¿Qué quiere decir esto? Que debes buscar en tu programación escrita aquellas partes que sean tuyas propias y que más te representen. En consecuencia, con una programación didáctica comprada o plagiada nunca serás original. Necesitas realizar tu propio planteamiento desde el principio. Esto es lo que marca la diferencia. Desde el contexto y el grupo de alumnos hasta las actividades y la forma en que evalúas, tu personalidad está detrás de las decisiones que has tomado en la programación escrita (y también en tus unidades didácticas). Para la defensa debes buscar esas aportaciones más representativas de tu personalidad. Piensa que tienes tu propia forma de enseñar y que, lo más seguro, es que sea diferente a la del resto de opositores.

Por otra parte, una defensa de la programación original siempre empieza con algo diferente. Utiliza el primer minuto de tu exposición para destacar. Todo el mundo empieza diciendo su nombre y recitando todas las leyes. Tú también puedes hacerlo, pero después del primer minuto. Empieza con un plantemiento original, ya sea contando una historia, haciendo un símil o comentando una cita célebre, o cualquier cosa que se te ocurra. Lo importante es romper esa monotonía en la que se ve inmerso el tribunal al ver pasar un opositor tras otro diciendo lo mismo.

Para terminar de brillar, trabaja tu oratoria y tu lenguaje no verbal. Desde cómo suena tu voz y qué transmites con ella hasta cómo vistes y cómo te mueves, todo está lanzando un mensaje continuo al tribunal. Puede que ni tú ni ellos seáis conscientes, pero esto determina en cierta medida la nota final que obtienes. Así que debes cuidar que tu discurso no suene monótono a través de tu voz, modulándola en tono, intensidad y ritmo. Además, debes transmitir pasión por la enseñanza (esto es fundamental) y un dominio absoluto de los contenidos. Y, por último, debes vestir formal para la ocasión y transmitir seguridad y compromiso con tu cuerpo. Todo esto lo vemos con profundidad en el curso de la exposición y defensa de la programación y las unidades didácticas.

Exposición oral de la programación didáctica

Seguro que has escuchado más de una vez que somos seres sociales y que nos gusta contar historias. Por eso, a lo largo de la historia, hemos dibujado en paredes y rocas, hemos desarrollado lenguajes complejos y hemos mantenido vivas historias como el Cantar de Mío Cid. Por naturaleza, nos gusta transmitir nuestros valores culturales. Y también nos apasiona que un narrador nos haga viajar a través de su discurso. Y eso es lo que tienes que conseguir en la exposición oral de la programación didáctica.

En este artículo vamos a ver cómo las películas utilizan una estructura y algunos recursos para hacer interesante la historia y mantener la atención del público. El objetivo es llevar esta técnica a la exposición de la programación y la unidad didáctica para que, en el tiempo que estés hablando, el tribunal no quiera dejar de escucharte.

Hilo conductor en la exposición de la programación didáctica

Uno de los grandes errores que cometemos a veces al hablar en público, también en la exposición oral de la programación docente, es que no existe un nexo entre las partes. Más bien, dejamos caer un montón de ideas y confiamos en que el oyente las ordene. Pero eso no va a suceder. Ponte en su lugar: cuando estás escuchando a alguien no piensas en cada una de las palabras que pronuncia, sino que te haces una idea global. Además, en un discurso oral, entra en juego el lenguaje no verbal en un porcentaje mucho mayor que las palabras en sí.

Si no quieres que tus ideas caigan en saco roto, debes elaborar un hilo conductor para tu programación didáctica. No tienes que inventarte toda una historia ni buscar ideas extravagantes, basta con que fijes un objetivo: dónde empiezas, a dónde quieres llegar y qué camino recorres.

El objetivo de la exposición oral

Si piensas en El Señor de los Anillos, Shrek, Deadpool, La Isala Mínima o cualquier otra película, verás que todos sus protagonistas tienen algo en común: persiguen un objetivo. De hecho es así como se construyen las historias: se define un personaje y se le asigna un objetivo o un deseo, el cual le empuja a actuar.

En el caso de la exposición oral de la programación didáctica, el protagonista eres tú y debes plantear un objetivo para la defensa que sirva de hilo conductor. Por ejemplo, “vamos a ver cómo una metodología de aprendizaje basado en proyectos es la mejor opción para esta asignatura”. Como siempre recomendamos, reflexiona sobre tu programación, tu materia, el curso al que te diriges, tu forma de enseñar,… y, en función de esos factores, define tu objetivo.

La estructura de la exposisición oral

El guionista estadounidense Syd Field definió una estructura para las narraciones audiovisuales, dividiéndolas en tres partes proporcionales (y esto seguro que te suena): planteamiento, desarrollo y desenlace.

Además, incluye dos puntos clave dentro de esa estructura: el primer punto de giro, que define el objetivo del personaje, y el segundo punto de giro, que es el momento en el que el protagonista está más lejos de alcanzar su objetivo. Es el momento de bajón de la película, donde luchamos por que no se nos caiga la lagrimilla.

Wikimedia Common

El paradigma de Syd Field refleja una estructura narrativa que se viene usando durante siglos. Ya en la Antigua Grecia se propuso este modelo de escritura. Y si ha permanecido tantos años, es porque funciona. Así que debes aplicarlo a tu exposición oral de la programación didáctica. ¿Cómo? Vamos a verlo.

Planteamiento

Utiliza un cuarto de tu tiempo, aproximadamente, para plantear tu propuesta. Si cuentas con media hora, no te pases de los 8 minutos. Si tienes 20 minutos, reduce esta parte a 5 minutos y si tienes más tiempo, actúa en proporción.

Lo que debes contar aquí es quién eres, para qué curso y especialidad programas y por qué. Así la exposición de la programación didáctica quedará contextualizada de inmediato. En las películas, el primer acto se utiliza para presentar la acción y los personajes. Así, vemos a Shrek, por ejemplo, viviendo un día normal en su ciénaga. Esto caracteriza al personaje y permite que el espectador, rápidamente, sepa cómo es él. Del mismo modo, debes reflejar tu personalidad y dejar ver al tribunal cómo eres como profe.

En esta parte, las películas también presentan al resto de personajes (Asno, Fiona, Lord Farquad,…). También tú debes presentar al resto de intervinientes, es decir, a tu grupo de alumnos. Esta información, la has desarrollado en la contextualización de tu programación didáctica.

Por tanto, en el planteamiento, debes desarrollar la introducción de tu programación didáctica (si sigues el esquema de programación didáctica que proponemos en Vírgula). Explica en 5-8 minutos quién y cómo eres y quiénes te van a acompañar en la aventura. Asimismo, propón un objetivo para la exposición oral que sirva de hilo conductor para unir principio y final.

Desarrollo

Una vez que has ubicado al tribunal, que sabemos dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos, es el momento de darlo todo: expón los objetivos de tu programación didáctica, explica qué competencias trabajarás y cómo, qué contenidos vais a estudiar y cómo se distribuyen en el calendario escolar, qué metodología vas a seguir (incluyendo la atención a la diversidad) y cómo vas a evaluar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Esta parte te ocupará la mitad del tiempo de exposición frente al tribunal. Si tienes media hora, dedícale 15 minutos, aproximadamente. Si cuentas con 20 minutos, dedícale 10, etc.

✍️ Es muy importante que ensayes y tengas todo milimetrado, para no pasarte de tiempo ni quedarte corto/a. Además esto te dará seguirad, porque sentirás que está todo bajo control.

Recursos para mantener la atención

Un miedo que puede rondar nuestra cabeza es aburrir al tribunal. Y no es para menos. Si aburrimos al tribunal, vamos a aburrir aún más a los alumnos, así que, quienes te evalúen pueden pensar que no mereces la plaza. Pero si te fijas, en la TV, existe una gran diferencia entre un documental de La 2 y una película de acción o un thriller. La diferencia son los recursos que utiliza y que tú puedes aprovechar para mantener la atención del tribunal durante tu exposición oral. ¿Vemos algunos de esos recursos?

  1. Suspense: puede ser que al escuchar suspense te venga a la mente Alfred Hitchcock. Este director era el maestro del suspense y lo usaba en sus películas magistralmente. El suspense en cine consiste en revelar información al espectador, pero no al personaje. Así, por ejemplo, sufrimos cuando Fiona habla con Asno sobre su aspecto de ogresa y el miedo a que tiene de que Shrek no la quiera así. Nosotros sabemos que Fiona se refiere a sí misma, pero Shrek no sabe de su transformación y cree que habla de él. Como ves, tenemos información que él desconoce. Esto genera suspense. Más adelante en la película ese suspense se resuelve y el malentendido se evapora para dar paso al final feliz. En tu programación puedes aprovechar esto. No se trata de ocultar información al tribunal, pero sí puedes hacer preguntas y dejarlas en el aire un tiempo, para responderlas un poco más adelante. Esto mantendrá alerta a los miembros del tribunal y generará cierta tensión en ellos, que despertará su interés.
  2. Anticipación y cumplimiento: este es un recurso narrativo que acaricia la inteligencia del espectador. Se trata de ir dejando pistas sutiles que después ayuden a entender una situación o un hecho de la película. Volvemos a ver un ejemplo con Shrek. De camino a casa, cuando empieza a anochecer, Fiona se esconde en una cueva y cierra el paso con una puerta. Es una anticipación de lo que pasará después, en la secuencia que comentábamos antes. De nuevo, al anochecer, Fiona se esconde, pero esta vez Asno la ve. Entonces nos damos cuénta de qué le pasa a Fiona (es el cumplimiento) y podemos entenderlo gracias a las anticipaciones. En tu programación didáctica puedes usarlo también a tu favor. Deja caer sutilmente algunas ideas y retómalas después para darle sentido a tu discurso. Así, el tribunal percibirá que tienes la narración bien preparada, que todo tiene sentido y que tu propuesta didáctica es buena.
  3. Cliffhanger: literalmente, esta palabra significa “colgar del precipicio” y seguro que conoces bien la sensación. En las series se utiliza al final de los capítulos para invitar a ver el siguiente. ¡El cliffhanger es el responsable de que devoremos series en las plataformas digitales! Si has visto Juego de Tronos, seguro que recuerdas a Bran cayendo de la torre al final del primer capítulo. Y seguro que recuerdas haber visto el segundo capítulo porque el primero te dejó con ganas de más. ¡Haz lo mismo en tu exposición! Aprovecha momentos durante el desarrollo para intrigar al tribunal, pera despertar su curiosidad, para provocar que ansíen saber más, que sigas hablando.

✍️ Utiliza alguno de estos recursos para mantener y recuperar la atención del público. Eso sí, no te pases. Como se suele decir, lo poco agrada, lo mucho cansa.

Si retomamos el paradigma de Syd Field, ¿recuerdas que en el segundo acto había un punto de giro? En las películas es el momento de bajón, cuando parece que el protagonista se da por vencido y no va a conseguir su objetivo.

En tu caso, no es necesario que dramatices, pero sí aprovecha para relajar la tensión y hacer una pausa. Deja unos segundos de silencio para que el tribunal asimile la información que le has dado durante toda la exposición oral. Además, te permitirá diferenciar mejor esta segunda parte del final.

Desenlace

Para terminar tu exposición oral puedes usar otros 7-8 minutos o reducrilo a 3-5 y dejar tiempo para comentarios o preguntas que el tribunal quiera hacerte.

En el desenlace las películas resuelven la acción y relajan la tensión. En Shrek durante el tercer acto, el protagonista se entera de que Fiona le ama y comienza una carrera contrarreloj por parar la boda entre la princesa y Lord Farquad. En tu exposición puedes hacer un resumen de lo que has contado hasta ese momento y terminar con una conclusión que expique cómo has alcanzado el objetivo que proponías al principio.

Lo importante en este apartado es dejar con buen sabor de boca al tribunal y que se acuerden de ti. A veces, como estamos llegando al final, nos relajamos y terminamos la exposición de cualquier manera. No te dejes arrastrar por la miseria. Si quieres culminar esta exposición de película, debes mantener la intensidad hasta el final. Formula una frase contundente para terminar y deja claro que ya has dicho todo lo que tenías que decir. Después, solo te queda esperar la nota.

✍️ Utiliza esta forma de exponer también para la defensa de la unidad didáctica.

Ventajas de establecer un hilo conductor en la exposición oral de la programación didáctica

La primera persona que va a notar la diferencia vas a ser tú. Entre una exposición sin hilo conductor y una exposición con hilo conductor hay un abismo. Como decíamos al inicio, arrojar ideas una detrás de otra sin un sentido global no te va a favorecer. En cambio, llevar al tribunal desde un principio hasta un final, en un viaje en el que todo está pensado y tú llevas el contro, va a sumarte puntos. Nadie te puede garantizar la plaza, porque hay muchísimos factores que intervienen en esa decisión y sobre los que no podemos influir. Lo que sí te garantizamos es que si utilizas estas técnicas en la exposición oral de la programación didáctica vas a dejar huella.

Da el paso definitivo hacia tu objetivo

defensa unidad didáctica oposiciones

Presentación de la Programación Didáctica en las Oposiciones

Ponte en situación: has aprobado el primer examen de las oposiciones, porque eres un crack, y ahora estás esperando a que digan tu nombre para salir de la encerrona y comenzar con la presentación de la programación didáctica y la defensa de la unidad didáctica. ¿Qué tal controlas los nervios en esta situación? A continuación vamos a ver algunos trucos para ganar confianza y seguridad; para salir a conquistar al tribunal de oposiciones y acercarte un poquito más a tu plaza de profe.

Cómo presentar una programación didáctica

Lo primero es lo primero. La presentación de la programación didáctica requiere una introducción a tu defensa que te diferencie de otros opositores y sorprenda al tribunal. Anota estas ideas:

El siguiente paso es definir una estructura sobre la que sustentar tu discurso. Te ayudará a recordar todo mucho mejor y también le resultará al tribunal más fácil seguirte. Aplica la estructura que lleva funcionando toda la historia de la humanidad:

Una vez que tienes creada tu estructura, es hora de concretar un poco más elaborando el guion para la exposición y la defensa de la programación y la unidad didáctica. Mira cómo hago yo para recordarlo todo:

Una vez que tienes la estructura básica, podemos centrarnos en aspectos formales que den a tu discurso un poco más de lustre:

Y, por último, para mantener la atención de los 5 miembros del tribunal durante toda la exposición oral, necesitas algunos trucos extra. Presta atención:

Defiende la programación y la unidad didáctica con uñas y dientes

defensa programación didáctica y unidad didáctica oposiciones