Un problema habitual en las aulas, hoy y siempre, es la falta de motivación, el aburrimiento y el absentismo. El modelo pedagógico del aula invertida o flipped classroom llegó para solucionar a este problema.

¿Qué es flipped classroom? Definición de aula invertida

El flipped classroom es un modelo pedagógico que propone darle la vuelta al modelo clásico, en el que el tiempo de clase se dedica a la teoría y la práctica se deja para casa. Con el aula invertida, la teoría pasa a ser una tarea que hacer en casa y se reserva el tiempo en el aula para la práctica. De esta manera, el profesor (que actúa como guía) puede resolver dudas, orientar el trabajo de sus alumnos y atender a sus necesidades.

Además, es un modelo que puede aplicarse a Infantil, Primaria, Secundaria, FP y cualquier tipo de enseñanza, solo necesitas adecuar la esencia del flipped classroom a las características de tu grupo, como veremos a continuación.

Los autores del flipped classroom

Este modelo didáctico no surge de la nada, sino de una situación que Aaron Sams y Jhon Bergmann se encontraban con frecuencia en sus clases: había alumnos que faltaban a clase, por ejemplo, por enfermedad.

El modelo clásico siempre ha obviado a estos alumnos que se pierden alguna clase, de manera que, al no asistir a clase, pierden la explicación de ese día. Y aquí surge el primer problema: habrá alumnos que puedan subsanar esa falta, pero habrá otros a los que les quede esa laguna para siempre. Entonces, ¿qué hicieron Sams y Bergmann?

Comenzaron a grabar sus explicaciones para enviárselas a los alumnos que faltaban a clase. Con esa estrategia tan sencilla solucionaban el problema. Pero no se quedaron ahí…

Poco después se dieron cuenta de que, si grababan sus clases y los alumnos las veían en casa, disponían de mucho tiempo en clase para poner en práctica esos contenidos. Así que empezaron a experimentar, y los resultados fueron muy buenos, por lo que terminaron dándole el nombre de flipped classroom a este tipo de enseñanza.

Incluye este libro a la bibliografía de tu programación didáctica:

Dale la vuelta a tu clase – Jonathan Bergmann y Aarom Sams

Ventajas del aula invertida o flipped classroom

  • Contenido bajo demanda: el alumno puede consultar el contenido que le enviamos tantas veces como lo necesite. Puede parar, ir atrás, adelante, anotar sus dudas, ampliar información,… Esto aporta una riqueza que la clase magistral no tiene.
  • Más tiempo para la práctica: quitar los contenidos teóricos del tiempo de clase permite avanzar mucho más en la práctica y, con ello, en el desarrollo de competencias.
  • Claridad: la mayoría de dudas surgen en la práctica, por lo que se pueden resolver más fácilmente si la práctica es en el aula que en casa.
  • Atención a la diversidad: el tiempo de clase se dedica a trabajar y el profesor orienta a los alumnos, resuelve sus dudas y puede ver quién tiene dificultades y ayudarle. Si la práctica se hace en casa, esas necesidades se vuelven invisibles.
  • Aumenta la motivación, porque el alumno es protagonista y dedica la mayor parte del tiempo a hacer, en lugar de escuchar. El aprendizaje es activo.
  • Alumno en el centro y profesor como guía: una de las características que tienen todas las metodologías activas.

Inconvenientes del aula invertida o flipped classroom

  • Diferentes circunstancias en casa: no todos los alumnos tienen el mismo tiempo ni los mismos recursos, por lo que este modelo puede generar desigualdades. Por eso cobra especial relevancia la evaluación diagnóstica, con la que, no solo descubrimos los conocimientos previos de los alumnos, sino también sus circunstancias, sus recursos y sus posibilidades. Para evitar esas desigualdades debemos adecuar nuestra aula invertida a las características de nuestro grupo de alumnos.
  • No es tan novedoso como parece ni hace milagros. Es más un modelo pedagógico del presente que del futuro y pronto quedará desfasado si no se reinventa.
  • Posible sobrecarga de información y de TIC. Debemos medir bien la cantidad de información que enviamos a los alumnos para que puedan digerirla y la práctica no se haga bola. De la misma forma, debemos simplificar al máximo el uso de TIC, para que una actividad o una clase no requiera 4873 recursos o plataformas diferentes.

Cómo hacer una clase invertida

La teoría está muy bien, pero estamos aquí para ver cómo poner esto en práctica. ¿Cómo puedo invertir el aula? Solo debes seguir 3 pasos:

  1. Empaquetar la teoría, seleccionando lo más relevante y secuenciando el contenido.
  2. Conocer las circunstancias de los alumnos y facilitar el material si es necesario. Recuerda que debes adaptar el flipped classroom a las características de tu grupo.
  3. Diseñar actividades y recursos para poner esa teoría en práctica durante la clase. Esto implica guiar a los alumnos, resolver sus dudas, apoyarles y, en definitiva, atender sus necesidades.

Ejemplos de aula invertida o flipped classroom

Si buscas inspiración, puedes fijarte en lo que otros docentes hacen. Vemos un ejemplo de flipped classroom con José Antonio Lucero: