Las situaciones de aprendizaje son actividades de clase que se realizan en momentos concretos con un fin claro: aplicar y desarrollar las competencias clave y específicas. Es un nuevo concepto que aparece con la LOMLOE y que enmarcamos dentro de la metodología. Veamos qué son las situaciones de aprendizaje y cómo trabajarlas.

Qué es una situación de aprendizaje

Los nuevos currículos LOMLOE nos dan una definición de situación de aprendizaje:

situaciones y actividades que implican el despliegue por parte del alumnado de actuaciones asociadas a competencias clave y competencias específicas y que contribuyen a la adquisición y desarrollo de las mismas.

Proyecto de real decreto por el que se establece la ordenación y las enseñanzas mínimas de la Educación Primaria.

Esto quiere decir que las situaciones de aprendizaje no son actividades simples y aisladas, sino una situación en la que ponemos al alumnos y debe «exprimirse» para resolverla. Al hacerlo, pondrá en práctica el nivel competencial que ya tiene y, a su vez, desarrollará esas competencias en un nivel más complejo.

Ahora bien, ¿cómo conseguimos esto?

5 pasos para diseñar situaciones de aprendizaje LOMLOE

Aunque ahora mismo estemos muy perdidas/os, lo cierto es que la legislación siempre nos da algunas pistas. En este caso, podemos acudir al Anexo III del RD que establece el currículo de cualquiera de los niveles educativos. Ahí nos van a explicar qué aspectos metodológicos deben incluir nuestras situaciones de aprendizaje. Establezcamos esto como punto de partida.

Características de las situaciones de aprendizaje

Si nos vamos al anexo III del currículo, encontramos un apartado dedicado a las situaciones de aprendizaje, donde nos hablan un poco más de ellas. De ahí podemos extraer sus características:

Enfoque constructivista

Para diseñas situaciones de aprendizaje, necesitamos partir de un planteamiento pedagógico donde el alumno sea el centro y construya su propio aprendizaje (con la guía del profesor). Para que tomen un rol activo, necesitamos motivarles y una forma de hacerlo es tener en cuenta sus intereses. De esta manera, ellos toman la iniciativa y aprenden de manera autónoma y creativa resolviendo los problemas que les planteemos. Y lo más importante: lo hacen aplicando aprendizajes que ya tienen fruto de la experiencia mientras adquieren nuevos aprendizajes a base de experiencia.

Quizás te resulte un poco confuso al principio el hecho de que haya que aplicar y desarrollar competencias a la vez y de que apliquen y adquieran experiencia al mismo tiempo, pero piénsalo de esta forma:

Cuando aprendes a montar en bici, al principio no sabes nada. Cuando te montas, te explican que debes dar pedales e ir recto. Para guiarte y apoyarte, llevas ruedines y alguien te sujeta la bici. En ese punto, ya tienes una primera experiencia y un nivel muy básico de competencia para montar en bici. La segunda vez que montas, ya tienes la experiencia del primer día, pero adquieres una nueva y cada vez se te da mejor montar en bici. Así, poco a poco, vas retirando apoyos hasta que llega un punto en que eres totalmente independiente. Es el punto en el que tienes una competencia absoluta, pero lo has logrado sumando experiencias antiguas a otras nuevas. Con el aprendizaje en clase es igual.

Aprendizaje significativo

Nunca debemos olvidarnos de este concepto clave y fundamental para cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje. Lo que los alumnos aprendan debe modificar sus esquemas cognitivos y permanecer en el tiempo. Memorizar una lista de fechas no es aprendizaje significativo. Entender el contexto histórico de diferentes épocas sí lo es.

Las situaciones de aprendizaje nos permiten interrelacionar los elementos curriculares en actividades o tareas conectadas con la realidad, por lo que se favorece la transferencia de los aprendizajes, es decir, lo que el alumno aprenda en clase podrá aplicarlo a la vida real fuera del centro.

Además, estas actividades deben plantear problemas que se resuelvan de forma «creativa y cooperativa, reforzando la autoestima, la autonomía, la reflexión y la responsabilidad» (Anexo III del Proyecto de real decreto por el que se establece la ordenación y las enseñanzas mínimas de la Educación Primaria, 2021).

No hay una única verdad

Y esto es importante destacarlo porque a veces se olvida. Las situaciones de aprendizaje deben estar bien contextualizadas y respetar las distintas formas de ver el mundo, de comprender la realidad, de trabajar y de aprender. Nunca habrá un único camino ni una única respuesta para resolver una situación de aprendizaje. Si la hubiese, mataríamos la creatividad y la autonomía. Resulta obvio, pues, que las situaciones de aprendizaje conectan con el Diseño Universal de Aprendizaje (DUA).

Aprendizaje durante toda la vida

Gracias a esa autonomía, a la adquisición de competencias, a la experiencia y a la conexión con la realidad, se favorece la transferencia de aprendizajes y, por tanto, también el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Si el alumno es capaz de resolver por sí mismo problemas de manera guiada y cada vez es más independiente, llegará un punto en que podrá dar pedales solo, es decir, podrá resolver los problemas que le surjan en el día a día aplicando las competencias que ya tiene adquiridas. Y, en el caso de que no sepa algo, podrá aprender aquello que necesite en cada momento.

Cómo diseñar situaciones de aprendizaje eficaces

Teniendo en cuenta todo lo anterior, si quieres diseñar situaciones de aprendizaje que logren un aprendizaje significativo, debes seguir estos pasos:

  1. Establece objetivos claros y precisos.
  2. Integra diversos saberes básicos.
  3. Plantea escenarios que requieran diferentes tipos de agrupamientos (individual y en grupos).
  4. Moviliza responsabilidades personales y colectivas.
  5. Aplica la comunicación oral.
  6. Utiliza distintos recursos, tanto analógicos como digitales.
  7. Define temas relacionados con el interés común, la sostenibilidad o la convivencia democrática.
  8. Haz un planteamiento adecuado al nivel educativo.

Plantilla para diseñar situaciones de aprendizaje

¿Quieres acicalar tus situaciones de aprendizaje sin perder tiempo buscando colores que queden bien? Descarga una de las plantillas de situaciones de aprendizaje y empieza a rellenarla de contenido 🙂

¿Qué apartados tiene una situación de aprendizaje?

Como hemos visto antes, las situaciones de aprendizaje son situaciones y actividades que llevan al alumno a actuar para desarrollar las competencias clave y específicas. Para ello, necesita tener claros unos saberes básicos. Por tanto, aquí ya hay tres elementos que van a estar en cada situación de aprendizaje: competencias específicas, clave y saberes básicos. Pero ¿qué nos dicen las comunidades autónomas? ¿Podemos encontrar más pistas en la legislación?

¡Claro que sí! En algunos casos en los propios currículos nos dan el índice que debe seguir una situación de aprendizaje. En otros casos, han creado documentos complementarios con el mismo fin, e incluso podemos encontrar guías y ejemplos de situaciones de aprendizaje ya creadas, así que vamos a aprovecharlo.

Extremadura

Extremadura proporciona un modelo de situación de aprendizaje con los siguientes apartados:

  1. Presentación
    • Situación de aprendizaje
    • Título
    • Etapa
    • Curso
    • Materia(s)
    • Temporalización
    • Producto final o evidencias
  2. Punto de partida. Centro de interés
  3. Justificación/descripción
  4. Relación con el resto de elementos
    • Competencias específicas
    • Criterios de evaluación
    • Saberes básicos
  5. Interdisciplinariedad
  6. Producto final o evidencias
  7. Actividades y recursos
    • De conocimiento e introducción
    • De motivación
    • De desarrollo
    • De evaluación
    • De análisis y reconducción
    • Otras
  8. Organización del aula/metodología
    • Agrupamientos
    • Espacios
    • Tiempos
    • Papel docente y otros participantes
    • Metacognición
    • Materiales
  9. Evaluación formativa
    • Temporalización
    • Evaluadores
    • Sistemas de seguimiento y mejora
    • Indicadores de logro

Aquí puedes ver un ejemplo de situación de aprendizaje Extremadura. Aunque no es muy completo, puedes hacerte una idea de cómo plantear una situación de aprendizaje.

Aragón

Aragón incluye en el propio currículo (ORDEN ECD/1172/2022, de 2 de agosto, por la que se aprueban el currículo y las características de la evaluación de la Educación Secundaria Obligatoria y se autoriza su aplicación en los centros docentes de la Comunidad Autónoma de Aragón) orientaciones para el diseño de situaciones de aprendizaje de cada una de las materias. Puedes verlo en el Anexo II, en el apartado correspondiente a tu materia, en el punto IV.3. Diseño de situaciones de aprendizaje. Por ejemplo, para Artes escénicas nos dicen que las situaciones de aprendizaje detallarán:

  1. Qué tiene que hacer el alumnado
  2. Qué va a aprender
  3. Para qué lo va a aprender
  4. Y cómo lo va a aprender
  5. Los procedimientos e instrumentos evaluadores
  6. Estará referida a uno o varios criterios de evaluación
  7. Y asociada a varias competencias específicas de la materia

De acuerdo con el ejemplo que nos dan en el currículo, una situación de aprendizaje en Aragón tendrá los siguientes apartados:

  1. Introducción y contextualización
  2. Objetivos didácticos y elementos curriculares involucrados
  3. Conexiones con otras materias
  4. Descripción de la actividad
  5. Metodología y estrategias didácticas
  6. Atención a las diferencias individuales
  7. Recomendaciones para la evaluación formativa

Aquí puedes ver un ejemplo de situación de aprendizaje para Artes Escénicas y Danza de la ESO.

Comunidad Valenciana

En la Comunidad Valenciana se establecen unas orientaciones para el diseño de situaciones de aprendizaje en cada una de las materias, al igual que hacía Aragón. Sin embargo, no nos ofrecen ejemplos de situaciones desarrolladas, sino ideas más generales.

Por ejemplo, para Biología y Geología en ESO, se establecen unos criterios de diseño para cada situación de aprendizaje (DECRETO 107/2022, de 5 de agosto, del Consell, por el que se establece la ordenación y el currículo de Educación Secundaria Obligatoria):

  1. Plantearán un problema, reto o situación en el que la demanda sea clara y explícita.
  2. Contribuirán al desarrollo de una o varias competencias específicas.
  3. Integrarán saberes básicos.
  4. Se adecuarán a la edad y al nivel de desarrollo cognitivo del alumnado.
  5. Serán significativas, relevantes y estimulantes porque tratan temas de su interés o bien porque el enfoque propuesto es atractivo.
  6. Requerirán un enfoque crítico y reflexivo porque la situación planteada puede incluir una demanda de posicionamiento una vez resuelta la situación.
  7. Favorecerán la cooperación y el trabajo en equipo desarrollando las competencias socioemocionales.
  8. Conllevarán la resolución creativa de una pregunta o problema al ser las situaciones planteadas suficientemente abiertas para que no tengan una única respuesta o solución.
  9. Implicarán la comunicación y representación de estrategias, procesos y soluciones y la
  10. evaluación pondrá énfasis tanto en el proceso como las soluciones finales.
  11. Abordarán temas de interés público.
  12. Movilizarán saberes científicos y de otras materias del currículo estableciendo conexiones entre ellos y las experiencias adquiridas por el alumnado en diferentes contextos.

¿Situaciones de aprendizaje o unidades didácticas?

Aunque en la legislación no hay nada sobre esto, parece que las situaciones de aprendizaje vienen a sustituir a las unidades didácticas. ¿Qué diferencia hay entre un concepto y otro? Si ya estabas haciendo las unidades como explicamos en Vírgula, poniendo el foco en el desarrollo competencia, no cambia nada más allá de los nuevos términos LOMLOE. Sin embargo, si tus unidades eran más «clásicas», sí que cambian bastantes cosas. En resumen, una situación de aprendizaje:

  1. Propone una situación en la que el alumno debe resolver un problema bastante amplio como para que no haya una única solución.
  2. Esa situación (o centro de interés) es cercana/o al alumnado, por lo que despierta su interés y activa la motivación
  3. Debe apoyarse en los saberes básicos para poder poner en práctica las competencias
  4. A la vez, desarrolla las competencias (específicas y clave)
  5. Implica actividades, recursos e instrumentos de evaluación variados
  6. Se diseña teniendo en cuenta el DUA (Diseño Universal del Aprendizaje)
  7. Aplica metodologías activas y colaborativas

¿Tus unidades ya contemplaban todos estos puntos? Si la respuesta es sí, ¡enhorabuena!, puedes seguir trabajando igual. Si tu respuesta es no, debes adaptarte a este nuevo modelo. Aunque lo más probable es que tu respuesta sea sí en parte. Este nuevo enfoque trae novedades, como el DUA, metodologías más activas y mayor narrativa. Seguro que podemos exprimirnos un pelín más para diseñar situaciones de aprendizaje con las que los alumnos desarrollen las competencias. Porque recuerda: perseguimos el desarrollo de competencias, no dar unos contenidos, no poner una nota,… sino desarrollar las competencias, ese es el foco.

Cómo evaluar las situaciones de aprendizaje

Para evaluar las situaciones de aprendizaje, necesitamos usar como referentes los criterios de evaluación. Estos vienen relacionados en el currículo con las competencias específicas. Es decir, cada competencia específica (CEsp) tiene asociados varios criterios de evaluación (CEv). Midiendo el grado de consecución de los CEv de una Cesp conseguimos saber en qué medida cada alumno/a ha desarrollado esa competencia específica.

Para ello, necesitamos darle pesos tanto a las competencias como a los criterios. Y aquí viene el lío :/. Cada comunidad autónoma va a decir algo distinto, así que asegúrate de leer bien la documentación de tu comunidad. Puede ser que nos pidan que:

  1. Todas las competencias específicas valen lo mismo y todos los criterios dentro de cada competencia valen lo mismo
  2. Las competencias valen lo mismo pero los criterios no
  3. Ni los criterios ni las competencias valen lo mismo

¿Qué tenemos que hacer en cada caso?

  1. Si valen lo mismo, hacemos media aritmética.
  2. Si no valen lo mismo, hacemos media ponderada. Para ello, tenemos que decidir qué porcentaje le damos a cada competencia (en su caso) y a cada criterio de evaluación.

Veámoslo en la práctica:

Si quieres ver un ejemplo concreto de situación de aprendizaje y cómo la evalúo, entra en el Curso de la Programación LOMLOE. Te enseñaré cómo hago las rúbricas para evaluar las competencias específicas y también las competencias clave, así como los instrumentos de evaluación que entrego a los alumnos y la nota final que obtengo en esta situación de aprendizaje. Además, si te quedan dudas, puedes dejarlas en la lección y la resolvemos cuanto antes :).