Competencias

Las Competencias en Formación Profesional

Las competencias en FP desarrollan el perfil profesional en el alumno, es decir, le preparan para llevar a cabo las actividades propias del sector en el que ha elegido formarse. Para programar por competencias en FP necesitas conocer qué son y qué tipos existen.

Tipos de competencias en Formación Profesional

La FP se centra en que los alumnos adopten un perfil profesional concreto, dependiendo de la familia y el ciclo que cursen.

El artículo 7 del Real Decreto 1147/2011, de 29 de julio, por el que se establece la ordenación general de la formación profesional del sistema educativo, explica cómo el perfil profesional está compuesto por 3 elementos:

La competencia general

La competencia general es aquella que desarrollan todos los módulos de un ciclo formativo. Es decir, se trata de una competencia transversal. De acuerdo al RD 1147/2011, la competencia general:

Describe las funciones profesionales más significativas del perfil profesional.

La competencia general, como su nombre indica, es la global de un ciclo formativo y se relaciona con las principales tareas que el alumno desempeñará en su futuro puesto de trabajo. ¿Vemos un ejemplo?

La competencia general de este título consiste en realizar proyectos fotográficos completos, captar, registrar y tratar imágenes en producciones audiovisuales e iluminar espacios escénicos en audiovisuales, espectáculos y eventos, determinando y controlando la calidad técnica, formal y expresiva.

Real Decreto 1686/2011, de 18 de noviembre, por el que se establece el título de Técnico Superior en Iluminación, Captación y Tratamiento de Imagen y se fijan sus enseñanzas mínimas, artículo 4

Las competencias profesionales, personales y sociales

Las competencias profesionales, personales y sociales en FP se definen en el artículo 7, apartado b) del citado Real Decreto. Estas competencias se traducen en el conjunto de conocimientos y destrezas que permiten dar respuesta a los requerimientos del sector productivo en el que se trabaja. En paralelo, el alumno debe adquirir autonomía y responsabilidad en sus tareas. De esta forma, la persona se forma para realizar tareas de manera competente, lo cual favorece la empleabilidad y la cohesión social.

En otras palabras, las competencias profesionales, personales y sociales trabajadas en FP permiten al alumno realizar actividades propias del sector. Un ejemplo:

Determinar la viabilidad del proyecto de cámara, de iluminación o fotográfico, valorando las características expresivas de la imagen e identificándose con el proyecto artístico a partir del análisis de los requerimientos y de la documentación del proyecto.

Real Decreto 1686/2011, de 18 de noviembre, por el que se establece el título de Técnico Superior en Iluminación, Captación y Tratamiento de Imagen y se fijan sus enseñanzas mínimas, artículo 5, apartado a

Las cualificaciones profesionales y las unidades de competencia

Para saber qué son las cualificaciones profesionales y las unidades de competencia en Formación Profesional, nos tenemos que ir al artículo 5 del Real Decreto 1128/2003, de 5 de septiembre, por el que se regula el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales.

Cualificación profesional: el conjunto de competencias profesionales con significación para el empleo que pueden ser adquiridas mediante formación modular u otros tipos de formación, así como a través de la experiencia laboral.

Unidad de competencia: el agregado mínimo de competencias profesionales, susceptible de reconocimiento y acreditación.

Competencia profesional: el conjunto de conocimientos y capacidades que permiten el ejercicio de la actividad profesional conforme a las exigencias de la producción y el empleo.

En tu programación didáctica tendrás que copiar de la legislación los que correspondan a tu módulo y explicar cómo los llevarás a la práctica en clase para que tus alumnos aprendan a realizar tareas concretas.

¿Por qué son importantes las competencias en Formación Profesional?

Como sociedad, somos una organización compleja y tenemos unas necesidades. Esas necesidades tienen aspectos sociales, económicos, demográficos, políticos,… El hecho de que nazcan niños hace necesario que existan guarderías y, por tanto, trabajadores que cuiden a los niños. El hecho de que nos guste estar informados hace que existan periódicos y periodistas. Sencillo, ¿no?

En función de esas necesidades, se crean y modifican las familias y los ciclos formativos que se ofertan en nuestro país. Esto hace que los ciudadanos aprendan un oficio que requiere mano de obra cualificada. Y así, las dos partes ganan: el ciudadano tiene trabajo y la empresa puede contratar y ofrecer servicios. En consecuencia, la sociedad queda servida. Por eso es importante estar en constante modernización, siguiendo el ritmo del progreso natural de las sociedades.

¿Dónde encontrar las competencias de Formación Profesional?

Una vez que ya sabes qué son las competencias en FP, cómo se distribuyen y cuál es su función, empezamos a trabajar en lo concreto. Para encontrar las competencias que afectan a tu módulo formativo, debes irte al currículo del ciclo en que se incluye tu asignatura. Con buscar en Google, encontrarás el resultado rápidamente. En el capítulo II tienes todo lo que necesitas:

  • Artículo 4. Competencia general
  • Artículo 5. Competencias profesionales, personales y sociales
  • Artículo 6. Cualificaciones profesionales y unidades de competencia

A modo de contexto, te puden ser útiles:

  • Artículo 7. Entorno profesional
  • Artículo 8. Prospectiva del título en el sector

También debes consultar el Decreto o la Orden que desarrolla el curríuclo a nivel autonómico. Desde el portal todofp.es puedes acceder a él.

✍️ En estos documentos autonómicos puede haber otro orden.

Programar por competencias en Formación Profesional

Ahora llega la pregunta del millón: ¿cómo programar por competencias en FP?

Como ves, vamos paso a paso ahondando en el currículo, a la vez que se va simplificando. De la lista de competencias para FP del currículo, no debes incluir todas en tu programación didáctica. ¿Por qué? Porque esas son las competencias del ciclo. Cada ciclo formativo tiene varios módulos y tú solo programas para uno. ¿Cómo sé qué competencias tengo que desarrollar en mi asignatura? Nos tenemos que ir al Anexo I del Real Decreto (nivel nacional), donde se desarrollan los contenidos básicos y los criterios de evaluación de cada módulo formativo. Debajo, hay un apartado de Orientaciones padagógicas. En una de sus líneas, te dice qué objetivos y qué competencias tienes que trabajar en ese módulo.

competencias profesionales, personales y sociales formacion profesional

Junto con las competencias profesionales, personales y sociales indicadas en las orientaciones pedagógicas, debes llevar a tu programación didáctica la competencia general del ciclo y las cualificaciones profesionales con sus unidades de competencia. Tal y como las describe el currículo.

Hecho esto, lo único que queda ahora es poner en marcha la creatividad: piensa en actividades que desarrollen esas competencias a la vez que motiven y diviertan a los alumnos. Piensa cómo te gustaría aprender a ti y llévalo a tu programación de aula. ¡Seguro que tienes buenas ideas!

Las 7 Competencias Clave

[themoneytizer id=”39522-1″]

Las competencias clave son las capacidades de aplicar los conocimientos adquiridos a la práctica. Se han convertido en el núcleo del sistema educativo en los últimos años. Las 7 competencias clave traen consigo una intención de cambiar las metodologías de enseñanza-aprendizaje y esto es algo que puedes aprovechar en tu programación didáctica.

¿Cuáles son las competencias clave de la LOMCE?

  1. Comunicación Lingüística (CC)
  2. Competencia Matemática (CM)
  3. Competencia Digital (CD)
  4. Espíritu Emprendedor (EE)
  5. Aprender a Aprender (AA)
  6. Competencias Sociales y Cívicas (CSC)
  7. Conciencia y Expresiones Culturales (CEC)

Las 7 competencias clave se concretan en la ORDEN ECD/65/2015, de 21 de enero, relacionándolas con los contenidos y los criterios de evaluación. Esto es, nos dice cómo evaluar por competencias y cómo integrar las competencias clave en la programación docente y las unidades didácticas. De esta forma, tenemos las competencias clave como elemento integrador y esencial del currículo.

Qué son las competencias clave

Para dar una definición de competencia básica tenemos que irnos a la Ley Orgánica 8/2013, de Mejora de la Calidad Educativa, donde se especifica el significado de las competencias clave y su sentido dentro de la educación.

Las competencias, o capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos.

RD 1005/2014

Es decir, nuestra misión como profesores es hacer al alumno competente, de manera que pueda llevar a la práctica lo que vemos en clase y sea capaz de resolver los problemas que se le planteen, ya sea en el aula o fuera del centro educativo.

En la LOMCE también encontramos la definición de otros elementos de la programación docente. Concretamente, dos de ellos están ligados a las competencias. ¿Puedes intuir cuáles son?

  • Los contenidos: contribuyen al logro de objetivos y a la adquisición de competencias.
  • Los criterios de evaluación: miden el grado de adquisición de objetivos y competencias.

Como ves, la programación de aula es un proceso escalonado con todas sus partes interrelacionadas.

Las competencias clave en Educación Primaria y Secundaria

Si bien las competencias se aplican a todos los niveles educativos, las competencias clave solo afectan a Primaria, ESO y Bachillerato. En Educación Infantil los niños aún no tienen una madurez suficiente como para desarrollar las competencias clave que se proponen; hay otros aspectos más importantes.

Por otro lado, en Formación Profesional y niveles superiores de educación estas competencias clave se entiende que ya han sido adquiridas. La evaluación por competencias que se realiza en Secundaria, asegura que aquellos alumnos que terminan la etapa, han adquirido las competencias clave adecuadamente. Así, en FP, por ejemplo, la enseñanza puede centrarse en adquirir nuevas competencias, más específicas, que cualifiquen al alumno para desenvolverse en el mundo laboral.

Por lo tanto, las competencias clave en Educación Infantil y en Formación Profesional no se aplican específicamente, aunque sí puedes mencionarlas como apoyo.

Por qué son imporatntes las competencias clave

Existen acuerdos a nivel europeo para mejorar la calidad educativa y propósitos para años venideros. Las competencias clave son la consecuencia de estas intenciones de mejora.

La razón por la que las competencias clave son importantes es que ya no podemos preparar a alumnos para tareas específicas y trabajos concretos que ocuparán toda su vida. Las reglas del juego han cambiado: trabajos temporales, precarización, sobrecualificación y, ante todo, que la mayoría de los trabajos del futuro aún están por inventar. Ante tal incertidumbre, lo que podemos hacer es preparar a los estudiantes para vivir en un mundo incierto, cambiante; a resolver los problemas y las situaciones que les vayan surgiendo.

Ya no se trata de memorizar los ríos de España ni de leer un libro para responder preguntas en un examen tipo test. Se trata de formar íntegramente a unos alumnos para saber, saber hacer, saber ser y saber realacionarse y convivir con los demás. Ya no enseñamos a apretar tornillos, sino a conseguir que la mesa soporte el peso que se le ponga encima. No se trata de aprender una escala musical, sino de componer, escuchar analíticamente o interpretar canciones y melodías. Hemos pasado del saber en abstracto al saber práctico. Por eso son importantes las competencias clave.

Las 7 competencias clave

Competencia clave comunicación lingüística
Competencia Clave Matemáticas, ciencia y tecnología
Competencia Clave digital
Competencia clave aprender a aprender
Competencias clave sociales y cívicas
Competencia Clave Iniciativa y Espíritu Emprendedor
Competencias clave conciencia y expresiones culturales

Conciencia y expresiones culturales

La competencia clave Conciencia y expresiones culturales (CEC) se refiere al conocimiento de diferentes manifestaciones culturales y artísticas. Se fundamenta en una actitud crítica y positiva ante la diversidad, una posición abierta, de respeto y diálogo, donde la cultura es motivo de disfrute y aprendizaje.

Por otra parte, es una destreza que implica un conocimiento estético y una capacidad creadora a través de diversos códigos expresivos. La participación y la conservación del patrimonio cultural son igualmente importantes. Y todo esto lo podemos trabajar en el aula con los alumnos.

Características de la competencia Conciencia y expresiones culturales

Esta competencia en Conciencia y expresiones culturales requiere conocimientos sobre la herencia cultural, local, nacional y europea, así como principales autores, obras, géneros y estilos. Incluye:

  • patrimonio cultural
  • histórico-artístico
  • literario
  • filosófico
  • tecnológico
  • medioambiental
  • música
  • pintura
  • escultura
  • arquitectura
  • cine
  • literatura
  • fotografía
  • teatro
  • danza
  • vivienda
  • vestido
  • gastronomía
  • artes aplicadas
  • folclore
  • fiestas

Ámbitos en que se desarrolla la competencia  clave Conciencia y expresiones culturales

La competencia Conciencia y expresiones culturales se desarrolla mediante:

  • Creación de identidad cultural: conocimiento, comprensión y apreciación del patrimonio artístico y cultural, a través del estudio de esos elementos que hemos enumerados en el apartado anterior.
  • Expresión cultural: aprendizaje de lenguajes artísticos (técnicas, recursos), así como la integración de distintos lenguajes.
  • Producción de mensajes artísticos, apreciando el propio talento y el de obras artísticas ya creadas.
  • Potenciación de la creatividad, la imaginación y la iniciativa.
  • Interés y respeto por obras artísticas y culturales.
  • Participación a lo largo de la vida en la vida cultural de la sociedad a la que se pertenece.
  • Desarrollo del esfuerzo, la disciplina, la constancia y la colaboración.

Los 3 saberes de la competencia Conciencia y expresiones culturales

Mediante actividades variadas, podemos desarrollar y evaluar las competencias clave de la LOMCE. Veamos cómo podemos hacerlo a través de los 3 saberes: saber (conocimiento), saber hacer (destreza) y saber ser (actitud).

Saber

El saber de la competencia Conciencia y expresiones culturales implica el conocimiento de:

  • La herencia cultural: desde conocer el Quijote o el casco antiguo de la ciudad, hasta descubrir el origen de algunas de las palabras que usamos a diario.
  • Los diferentes géneros y estilos artísticos: ¿qué rasgos tiene el Romanticismo y cómo lo vemos en distintas disciplinas como la Literatura, la Pintura o la Música? ¿Por qué podemos identificar fácilmente un cuadro cubista o surrealista? O ¿por qué el cine de Hollywood es tan diferente al español?
  • Las manifestaciones artístico-culturales de la vida diaria: piensa en folklore, en la vestimenta, tipo de edificaciones, fiestas nacionales y locales,… y llévalo a la programación didáctica en forma de actividades que acerquen la realidad social al aula.

Saber hacer

El saber hacer, en cuanto a la competencia clave Conciencia y expresiones culturales, tiene que ver con pasar a la acción. Por ejemplo, una vez que sabemos que existen diferentes géneros musicales, podemos pasar a identificarlos o incluso componer dentro de ellos. Las habilidades, concretamente, son:

  • Aplicar habilidades de pensamiento, percepción, comunicación, sensibilidad y sentido estético. Por ejemplo, manifestar una emoción de alegría a través del Impresionismo.
  • Desarrollar la iniciativa, la creatividad y la imaginación, fundamentales para el aprendizaje. Deja que los alumnos tomen la iniciativa hacia la consecución de objetivos concretos. Propón actividades abiertas, en las que no haya preguntas buenas o malas; jugad con las ideas. El ejemplo anterior también trabaja este apartado.
  • Aplicar diferentes técnicas y materiales en el proyecto. Seguimos con el ejemplo anterior. Cada alumno expresará su alegría de una manera: con rotuladores, pasteles o a través de un collage. Usarán colores alegres como el rojo o el amarillo, pero cada uno a su manera y con su estilo. Usarán trazos más o menos gruesos, más o menos fuertes. Pero todos lo harán por una razón: aplican técnicas y materiales para expresar su alegría.

Saber ser

Llegamos a la dimensión actitudinal, donde el alumno pasa del conocimiento y la acción a algo más espiritual.

  • Respetar el derecho a la diversidad cultural, el diálogo entre culturas y sociedades.
  • Valorar la libertad de expresión
  • Apreciar, interesarse, respetar, disfrutar y valorar críticamente las obras artísticas y culturales.

Aprovechemos la globalización, la multiculturalidad y el acceso a las tecnologías para valorar profundamente la riqueza cultural que tenemos a nuestro alrededor. Facilitemos el disfrute sincero de las diferentes culturas, poniéndolas todas en el mismo nivel, sin que ello signifique renunciar a la propia. ¡Saca provecho de esta parte para diferenciarte en tu programación!

Ejemplos de actividades para trabajar la competencia Conciencia y expresiones culturales

Cualquier actividad artística que llevemos a cabo en el aula, o que esté relacionada con el patrimonio cultural de la ciudad o el país sirve para desarrollar la competencia básica Conciencia y expresiones culturales. Además, puedes utilizar una misma actividad para combinar varias competencias clave, como por ejemplo la competencia en comunicación lingüística o la competencia digital.

  • Visita a museos.
  • Estudio de la obra de un autor o estilo determinados.
  • Pintar murales de temas específicos: día de La Paz, día del libro, día del niño, etc.
  • Concurso de postales.
  • Visita a monumentos históricos.
  • Visita al cine / visionado de película.
  • Bailes tradicionales.
  • Acercamiento a otras culturas a través de la conversación con nativos, de charlas, de eventos, etc.

Cualquier propuesta que tenga que ver con la cultura o el arte es apta para desarrollar esta competencia. Pon a funcionar tu imaginación y piensa cuál es la mejor manera de que los alumnos aprendan los valores culturales de una sociedad, con la motivación suficiente para despertar su interés y la participación.

Domina las competencias clave

Competencia clave comunicación lingüística
Competencia Clave Matemáticas, ciencia y tecnología
Competencia Clave digital
Competencia clave aprender a aprender
Competencias clave sociales y cívicas
Competencia Clave Sentido Iniciativa y Espíritu Emprendedor

Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

La competencia Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor consiste en convertir las ideas en acciones. Y para ello, es necesario tomar conciencia de la situación y gestionar conocimientos, destrezas y habilidades para alcanzar un objetivo final.

Esta competencia se apoya en conocimientos económicos, la organización de la empresa y sus procesos o valores éticos. También incluye destrezas tales como detectar oportunidades de trabajo,tener un pensamiento crítico y creativo o el manejo de la incertidumbre.

Características de la competencia Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

  • Capacidad de análisis
  • Planificación, organización, gestión y toma de decisiones
  • Adaptación al cambio y solución de problemas
  • Comunicación efectiva
  • Trabajo individual y en equipo
  • Liderazgo y delegación
  • Pensamiento crítico
  • Responsabilidad
  • Autoconfianza, autoestima, autoconocimiento y autonomía
  • Evaluación
  • Actuar de forma creativa e imaginativa
  • Interés y esfuerzo
  • Innovación

Ámbitos en los que se desarrolla la competencia Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

  • Capacidad creadora y de innovación: como tener nuevas ideas sobre los temas que se trabajan en clase.
  • Actitud pro-activa para gestionar proyectos: organizar las tareas y los conocimientos, así como a las personas si es un trabajo en grupo.
  • Asunción y gestión de riesgos y manejo de la incertidumbre: tener en cuenta las probabilidades de obtener diferentes resultados. Este ámbito enlaza con la competencia matemática, ¿recuerdas?
  • Cualidades de liderazgo y trabajo individual y en equipo: saber dirigir un grupo de trabajo o las tareas propias, con la actitud adecuada, con capacidades comunicativas, siendo resolutivos.
  • Sentido crítico y de la responsabilidad: actuar de acuerdo a unos objetivos comunes y dentro de las normas; tomar decisiones importantes; cambiar la dirección del trabajo cuando surjan problemas, etc.

Ejemplos de actividades para desarrollar la competencia Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

Cualquier proyecto o problema que propongamos va a favorecer el desarrollo de esta competencia. Por ejemplo, podemos organizar un mercadillo solidario de tarjetas navideñas. Una tarjeta a cambio de un alimento. La recaudación va a un comedor social. 

Dentro de la clase, organizamos a los alumnos en grupos. Cada uno será un departamento o área de trabajo:

  • Comunicación: deben hablar con alumnos de otras clases, los cuales van a hacer las tarjetas navideñas.
  • Marketing y Publicidad: se encargan de promocionar el evento con carteles, mensajes en las redes sociales, etc.
  • Dirección: organizan y supervisan el trabajo de los grupos. Son los máximos responsables y tienen la última palabra.
  • Ventas: recopilan las tarjetas, preparan el stand e intercambian los productos.

De esta manera, fomentamos el liderazgo, el compromiso y la responsabilidad. Durante unas jornadas, los alumnos deben planificar el proyecto y gestionarlo según avanza. Han de ser críticos y creativos para solucionar los problemas que surjan, a la vez que trabajan su capacidad comunicativa y de negociación. Es un proyecto muy completo para desarrollar la competencia sentido de iniciativa y espíritu emprendedor, junto con otras como la competencia en comunicación lingüística o la competencia digital.

Más como Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor

Competencia clave comunicación lingüística
Competencia Clave Matemáticas, ciencia y tecnología
Competencia Clave digital
Competencia clave aprender a aprender
Competencias clave sociales y cívicas
Competencias clave conciencia y expresiones culturales

Competencias sociales y cívicas

Definición de competencias sociales y cívicas

Las competencias sociales y cívicas son las habilidades y capacidades que tiene la persona para formar parte de una sociedad. Para ello, debe conocer su funcionamiento y sus características, la estructura social, las normas sociales, los valores democráticos, etc. Ahora bien, no se trata solo de conocerlos, sino también de practicarlos. Por ello, esta competencia clave prepara al alumno para formar parte activa de la vida cívica.

Ámbitos en que se desarrollan las competencias sociales y cívicas

Bienestar personal y colectivo

En primer lugar, supone procurarse un buen estado de salud física y mental. Por otro lado, deben conocerse y entenderse los códigos de conducta aceptados en distintas sociedad, para adaptarse a ellos y ser tolerante con otras culturas. Se concibe aquí también la globalización y la interculturalidad de las sociedades en España, Europa y todo el mundo. Con esa base, los alumnos desarrollarán habilidades y destrezas para comunicarse en diferentes entornos y situaciones, ser tolerantes, comprender distintos puntos de vista y saber dialogar desde la empatía. Todo esto favorece el desarrollo socioeconómico de las sociedades y promueve el bienestar social.

Pensamiento crítico

Se basa en el conocimiento crítico de los conceptos democracia, igualdad, justicia y derechos humanos y civiles, así como de la Constitución y de la Carta de Derechos Humanos de UE, entre otros. Incluye también una perspectiva histórica que permita entender pasado y presente de la comunidad en cuanto a fenómenos sociales y culturales como la migración. Esta competencia conlleva una reflexión crítica sobre el funcionamiento de la comunidad, una participación activa y un interés por resolver problemas en el ámbito escolar. Y, de esta forma, podemos combinar fácilmente las competencias sociales y cívicas con la competencia en comunicación lingüística.

Ejemplos de actividades para trabajar las competencias sociales y cívicas

Esta puede ser una de las competencias clave más fáciles de trabajar. Las actividades del día de La Paz son un ejemplo. También se desarrolla, casi inconscientemente, al convivir en el aula con alumnos inmigrantes o pertenecientes a otras culturas. Aun así, se pueden ofrecer otras opciones:

  • Excursiones al Congreso o al Parlamento.
  • Actividades sobre los derechos humanos en los países en guerra. 
  • Causas y consecuencias de los movimientos migratorias, estudiándolo desde diferentes perspectivas: económica, social, cultural; la de los países de origen, la de los países de destino y la de los propio migrantes.
  • Hábitos saludables para mantener el equilibrio cuerpo-mente. Fomentar la actividad física y una dieta equilibrada, hablando también de los riesgos de sustancias tóxicas como el alcohol y otras drogas.

En resumen, lo que queremos es realizar actividades que mejoren la empatía, la tolerancia, el diálogo y una participación activa y adecuada dentro de la sociedad.

Aprender más sobre las competencias clave

Competencia clave comunicación lingüística
Competencia Clave Matemáticas, ciencia y tecnología
Competencia Clave digital
Competencia clave aprender a aprender
Competencia Clave Iniciativa y Espíritu Emprendedor
Competencias clave conciencia y expresiones culturales

Aprender a aprender

La competencia clave aprender a aprender es una de las 7 que establece la LOMCE y que se definen en la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato.

¿Qué es la competencia aprender a aprender?

La competencia aprender a aprender es la conducente al famoso aprendizaje a lo largo de la vida. Se basa en la reflexión sobre cómo y por qué aprendemos. La adquisición de esta competencia clave implica saber iniciar, gestionar y persistir en el aprendizaje. Como puedes imaginar, es imporatantísima para que los alumnos tengan un buen rendimiento académico.

Características de la competencia aprender a aprender

Para desarrollar plenamente la competencia aprender a aprender, necesitamos prestar atención a varios aspectos:

Utilidad del aprendizaje

El primer punto fundamental de la competencia aprender a aprender es la motivación, que, a su vez, es fruto de la curiosidad por aprender. En consecuencia, es importante que el aprendizaje sea útil. ¿Qué crees que despertará mayor curiosidad en los alumnos, estudiar las propiedades de la madera a través de fotografías en un libro o construir una maqueta con diferentes tipos de madera según las necesidades? Probablemente la segunda. Eso no quiere decir que la primera no sea válida. Pero a la hora de estudiar, debemos enseñar a los alumnos a buscar  la manera más atractiva para ellos de aprender.

Reflexión sobre el aprendizaje

Esto nos llevará al segundo punto de esta competencia clave: la reflexión y toma de conciencia sobre el aprendizaje, propio y ajeno. Muchos alumnos saben cuáles son las horas en las que más rinden. Igualmente, pueden saber si les resulta más fácil aprender con textos, con esquemas, con dibujos o escuchando a otros. Unos tendrán más facilidad con la teoría y otros con la práctica. Y esto se debe a las inteligencias múltiples. Es importante que demos a los alumnos diferentes herramientas y estrategias de aprendizaje para que cada cual las adapte a sus características y vayan desarrollando esta competencia aprender a aprender.

Asimismo, hemos de dar a los alumnos espacio para que organicen su propio aprendizaje. Podemos, por ello, plantear actividades, individuales o en grupo, autónomas, que requieran cierta organización. De esta manera, se ponen de manifiesto las tres dimensiones del aprendizaje:

  • Metacognición: el conocimiento sobre lo que se sabe y se desconoce, sobre lo que le motiva y le interesa, etc.
  • El conocimiento de la materia y de los contenidos necesarios para afrontar la tarea.
  • El conocimiento sobre las estrategias útiles para realizar la actividad.

En ese espacio de autonomía donde los alumnos desarrollan la competencia aprender a aprender, saben autorregular su aprendizaje buscando la motivación y utilizando estrategias ya aprendidas. Esto conlleva una mejora en la autoestima y en la concepción de su auto-eficacia. Con lo cual, resulta una competencia muy interesante pues mejora el ambiente y el rendimiento en el aula.

Ejemplos de actividades para desarrollar la competencia aprender a aprender

Existen infinitas posibilidades para desarrollar la competencia aprender a aprender. En este caso proponemos una webquest para completar una actividad sobre la creación de personajes. Puede ser un trabajo individual o en grupo, en el que hay que seguir los pasos que ordenan para completar la actividad. Es decir, el propio alumno debe organizar su aprendizaje.

No es una tarea en la que aplique lo que ya sabe, sino que va a aprender haciendo. Con ello, trabajamos la competencia aprender a aprender, que es la que nos interesa ahora. Además, proponemos una actividad digital, online, con ordenadores, para mejorar la motivación y el interés.

Por otra parte, les ayudamos a reflexionar mediante preguntas o animándoles a sacar conclusiones de la actividad. Finalmente, proponemos un test de evaluación muy sencillo para probar qué han aprendido y transmitir esa sensación de utilidad del aprendizaje. Después de esta actividad, van a saber crear personajes para sus historias y analizar los de sus series y películas favoritas. Es decir, acercamos el aprendizaje a su contexto.

Además de la comptencia aprender a aprender…

Competencia clave comunicación lingüística
Competencia Clave Matemáticas, ciencia y tecnología
Competencia Clave digital
Competencias clave sociales y cívicas
Competencia Clave Iniciativa y Espíritu Emprendedor
Competencias clave conciencia y expresiones culturales

Competencia digital

La competencia digital es una de las 7 competencias clave que instauró la LOMCE y que vienen descritas en la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato. En este artículo vemos cómo integrarla en la programación didáctica.

Qué es la competencia digital

La competencia digital implica el uso creativo, crítico y seguro de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Para ello, se necesita una alfabetización para los nuevos medios en el contexto actual. Requiere, por tanto, el conocimiento por parte del alumnado de las principales aplicaciones informáticas, gestión de la información y de los derechos y libertades que poseemos en este mundo digital. Se persigue la resolución de situaciones de manera eficiente a través del uso de tecnologías y de adaptarse a los rápidos cambios a través de la motivación para aprender, del trabajo colaborativo y de una actitud activa.

Ámbitos en que se desarrolla la competencia digital

Para un desarrollo pleno de la competencia digital, trabajaremos en diversos ámbitos:

Información

El primer ámbito de desarrollo de la competencia digital es la gestión de la información, conocimiento de motores de búsqueda y bases de datos. Contrastar la información y crear mensajes que lleguen, de forma ética, a un público heterogéneo.

Comunicación

Además, la competencia digital implica conocer los medios de comunicación y software de comunicación para saber cómo crear contenidos con ellos.

Creación de contenidos

También se deben conocer los diferentes tipos y formatos de contenidos, saber elegir los programas que mejor respuesta dan a sus necesidades, y tomar conciencia de los derechos de autor y el dominio público.

Seguridad

También hay que atende a la seguridad para desarrollar la competencia digital. Esto consiste en ser conscientes de los riesgos que conllevan las tecnologías en cuanto a protección de datos y adicción.

Resolución de problemas

Por último, la competencia digital atiende, por un lado, conocer la composición de los dispositivos digitales y, por otro, saber dónde buscar información para solucionar problemas.

Ejemplos de actividades para trabajar la competencia digital

Proponemos un aprendizaje por proyectos, que cuadra muy bien con esta competencia digital, y lo vamos a hacer de la siguiente manera:

  1. Formación de grupos.
  2. Gestión y tratamiento de la información: buscar en archivos y hemerotecas de medios nacionales información sobre el golpe de estado del 23F.
    • Archivo de El País
    • Archivo RTVE
    • Hemeroteca ABC
    • Entre otros…
  3. Creación de contenidos:
    1. Elaboración de su propia información, en forma de noticia, a partir de los resultados encontrados. Cuidar que la información sea plural, contrastada y veraz.
    2. Grabar para radio o para TV / redactar y maquetar la noticia para periódico, imitando el formato de aquella época. 
    3. Editar la pieza con un software libre de edición de vídeo, de audio o de maquinación.
  4. Presentar y defender el proyecto ante los compañeros.

Con esta actividad desarrollamos la competencia digital en los tres primeros ámbitos que señalábamos antes. Además, se trata de un proyecto aplicable a cualquier materia y a cualquier tema: anfibios, los fenómenos meteorológicos, los campos magnéticos, la evolución del lenguaje, el funcionamiento de una central nuclear y un largo etcétera.

¡Utiliza tu imaginación! Crea actividades dinámicas y motivadoras que enlacen competencias clave con contenidos para alcanzar un aprendizaje significativo.

Además de la comptencia digital…

Competencia clave comunicación lingüística
Competencia Clave Matemáticas, ciencia y tecnología
Competencia clave aprender a aprender
Competencias clave sociales y cívicas
Competencia Clave Iniciativa y Espíritu Emprendedor
Competencias clave conciencia y expresiones culturales

Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

La competencia matemática y las competencias básicas en ciencia y tecnología son una de las 7 competencias clave establecidas por la LOMCE y descritas en la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato. Vamos a analizarla en profundidad para que la puedas integrar en tu programación didáctica.

Competencia matemática

La competencia matemática implica el conocimiento de números, álgebra, geometría y estadísitca para describir, interpretar y predecir los fenómenos del contexto en que se encuentra el individuo. Por ejemplo, si nos dicen que dentro de 3 días va a llover y hoy es martes, sabemos que lloverá el viernes. De la misma manera, sabemos que un dado tiene 6 caras o que las probabilidades de que salga cara cuando lanzamos una moneda son del 50%.

Ámbitos en los que se desarrolla la competencia matemática

Para el pleno desarrollo de la competencia matemática, hay que trabajar en diversos ámbitos:

Cantidad

La competencia matemática implica el conocimiento de las medidas, cálculos, magnitudes, unidades, indicadores, tamaño, tendencias y patrones. Por ejemplo, nos permite entender por qué un kilo de tomates es más caro que medio kilo de tomates.

Espacio y forma

Para adquirir la competencia matemática, se deben comprender de formas, perspectivas, patrones, propiedades de los objetos, navegación e interacción con formas reales, etc. Nos permite guiarnos con un mapa o descifrar la estructura de una catedral.

Cambio y relaciones

El tercer ámbito de desarrollo de la competencia matemática es el de cambio y relaciones. Por ejemplo, las posibilidades de cambiar dos números para que la suma de ellos dé 10.

Incertidumbre y datos

Por último, la competencia matemática incluye conocimientos sobre azar y situaciones de incertidumbre, donde los datos son fundamentales.

Ejemplos de actividades para desarrollar la competencia matemática

Vamos a proponer a los alumnos una situación en la que deberán realizar una serie de actividades, las cuales les ayuden a adquirir la competencia matemática. Les ofrecemos una receta de cocina, por ejemplo un bizcocho de yogur. Para ello, necesitan:

  • 1 yogur natural
  • 100 gramos de aceite
  • 200 gramos de harina
  • 200 gramos de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 sobre de levadura
  • 1 cucharadita de sal

Lo primero que deben hacer es ir a comprar (ficticiamente). La actividad consiste en saber cuánto se van a gastar. ¿Cómo? Multiplicando el precio, que también les facilitamos, por la cantidad que necesitan para cocinar un bizcocho.

Después, les pedimos que hallen las calorías que tiene el bizcocho entero. Si 100 gramos de azúcar tienen 387 calorías, los 200 gramos que usamos tendrán el doble. Así para todos los ingredientes. Al final, basta con sumar las calorías.

El último paso puede ser repartir el bizcocho entre los comensales. Podemos imaginar que tenemos 6 invitados y que dos de ellos quieren una ración el doble de grande que los demás. La solución es dividir el bizcocho en 8 partes y dar a esos dos invitados dos trozos.

Con este ejercicio trabajamos la cantidad: unidades, cálculos, tamaños, etc. Es un ejercicio progresivo, con diferentes pasos que dependen del anterior, donde los alumnos ponen en práctica sus conocimientos matemáticos para resolver problemas complejos. De esta manera los alumnos, además de la competencia matemática, aprenden a organizarse y a seguir una metodología de resolución de problemas. Por otra parte, estamos llevando las matemáticas a un ámbito cercano al alumno.

Competencias básicas en ciencia y tecnología

La competencia en ciencia y tecnología suponen un acercamiento al mundo físico y a una interacción responsable con él, en pos del bienestar social. Incluye conocimientos matemáticos, físicos, químicos, biológicos, geológicos y tecnológicos. Es decir, en todas estas asignaturas se va a desarrollar la competencia en ciencia y tecnología.

Estas competencias básicas en ciencia y tecnología requieren del uso de herramientas tecnológicas para alcanzar un objetivo, a través del siguiente proceso:

  1. Identificar preguntas
  2. Resolver problemas
  3. Llegar a una conclusión
  4. Tomar decisiones acordes.

Ámbitos en los que se desarrollan las competencias en ciencia y tecnología

Al igual que la competencia matemática, las competencias básicas en ciencia y tecnología necesitan un desarrollo integral de varios ámbitos:

Sistemas físicos

La competencia en ciencia y tecnología requiere un trabajo en el ámbito de sistemas físicos, tanto mecánicos, eléctricos y magnéticos como luminosos, acústicos, caloríficos, reactivos y otros.

Sistemas biológicos

El segundo ámbito de aplicación de las competencias básicas en ciencia y tecnología es el de sistemas biológicos, que tiene que ver con seres vivos, alimentación, higiene y salud.

Sistemas de la Tierra y Espacio

También es imprescindible estudiar la Tierra y el Espacio para desarrollar la competencia en ciencia y tecnología. Esto tiene que ver con la historia de la Tierra, conocimientos agrícolas, ganaderos, marítimos, industriales y del espacio exterior.

Sistemas tecnológicos

Está relacionado con el uso cotidiano de máquinas y herramientas, y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Investigación y comunicación científica

El último apartado de esta competencia de ciencia y tecnología es el ámbito de la investigación y la comunicación científica, imprescindibles para el avance y la alfabetización de las sociedades.

Ejemplos de actividades para desarrollar las competencias en ciencias y tecnología

Una posible actividad para desarrollar las competencias básicas en ciencia y tecnología consiste en investigar el impacto que tienen los smartphones (o teléfonos inteligentes) en nuestros hábitos diarios y qué cambios han traído. Con ello, analizamos las características de estos dispositivos tecnológicos (hardware y software), reflexionamos sobre nuestros hábitos y los de otras personas, tomamos una perspectiva social e histórica y adoptamos una conciencia crítica al respecto.

Dependiendo del nivel plantearemos esta actividad con mayor o menor complejidad, pero, en cualquier caso, vamos a favorecer la adquisición de la competencia científica y tecnológica: planteamos un trabajo de investigación, descubrimos el funcionamiento de un teléfono inteligente y reflexionamos sobre su impacto en el ser humano y el medio ambiente. Igual que antes, ayudamos a los alumnos a establecer una metodología de trabajo ordenada y coherente, que poco a poco irán interiorizando y les ayudará para futuros problemas.

Además de la competencia matemática…

Competencia clave comunicación lingüística
Competencia Clave digital
Competencia clave aprender a aprender
Competencias clave sociales y cívicas
Competencia Clave Iniciativa y Espíritu Emprendedor
Competencias clave conciencia y expresiones culturales

Comunicación lingüística

La comunicación lingüística es una de las 7 competencias clave descritas por la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato. En esta entrada vamos a analizarla en profundidad para poder aplicarla con criterio a nuestra programación didáctica. Y no solo eso, sino también para poder programar por competencias y mejorar nuestra nota de oposiciones. ¡Vamos a ello!

Qué es la competencia en comunicación lingüística

La competencia en comunicación lingüística es una de las 7 competencias clave que propone la LOMCE para desarrollar en los niveles obligatorios, esto es Primaria, ESO y Bachillerato. Esta competencia tiene que ver con todo aquello relativo a la expresión lingüística.

Características de la competencia en comunicación lingüística

La competencia en comunicación lingüística supone una interacción social en la que el individuo recibe y crea mensajes en su propia lengua o en una extranjera. Dichas lenguas pueden haber sido aprendidas en momentos diferentes, con lo cual esta competencia se relaciona con el aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Metodología innovadora

Para desarrollar la competencia en comunicación lingüístca se proponen metodologías activas de aprendizaje, en lugar de las metodologías tradicionales. Por ejemplo, en lugar de proponer un ejercicio en el que los alumnos deben rellenar los huecos en 10 frases con la misma estructura, podemos enfocarlo como un juego de roles. Se trata de poner a los alumnos en situación y darles un vocabulario específico con el que puedan defenderse. Imaginemos que vamos a una frutería. Un alumno es el dependiente y otro el cliente. Primero hemos de dar a los alumnos las palabras que designan las diferentes frutas y algunas frases de saludo, despedida o para preguntar por el precio. Después, dejamos que por parejas pongan en práctica esa teoría y resuelvan la situación que se les plantea: comprar/vender fruta. ¿Qué conseguimos con ello? Que aprendan vocabulario y lo pongan en práctica, lo cual, facilita la memorización. Además, creamos un espacio de diálogo en el que los alumnos crean y reciben mensajes. 

Ámbitos

La competencia lingüística se desarrolla desde la oralidad y la escritura, pero no exclusivamente. También se encuentra en otros ámbitos, como las tecnologías o la comunicación audiovisual. Es decir, las posibilidades metodológicas se expanden: programas y aplicaciones para ordenador, tableta o móviles, música, películas, series, publicidad, cómic, eventos,… Seguro que puedes imaginar lo motivador que puede ser aprender idiomas escuchando tu grupo de música favorito o viendo tu serie favorita.

No todo es audiovisual. Para desarrollar la competencia en comunicación lingüística se considera la lectura como una destreza básica. Así, se propone un Proyecto Lingüístico para el centro, un Plan Lector y estrategias para el uso de la biblioteca.

Valores

Por otro lado, esta competencia en comunicación lingüística implica el conocimiento de otras culturas. Así, un enfoque educativo intercultural favorece su desarrollo. Un ejemplo: podemos indagar sobre el español en el mundo. ¿En qué otros países se habla nuestro idioma? ¿Qué palabras características tiene cada zona? ¿Con cuántas palabras diferentes se puede designar un mismo objeto?

Para terminar, la competencia lingüística se relaciona con actitudes y valores que promueven las leyes de educación, tales como una ciudadanía activa, el respeto de las normas, un espíritu crítico y emprendedor, una actitud de curiosidad por el aprendizaje o el uso del diálogo para la convivencia y la resolución de conflictos.

Actividades para trabajar la competencia en comunicación lingüística

  • Aprendizaje por proyectos.
  • Espacios de diálogo: debates, juegos de roles, exposiciones orales,  recitales, etc.
  • Fomentar momentos de lectura en colaboración con la familia.
  • Plan lector y de uso de la biblioteca.

Además de la competencia en comunicación lingüística…

Competencia Clave Matemáticas, ciencia y tecnología
Competencia Clave digital
Competencia clave aprender a aprender
Competencias clave sociales y cívicas
Competencia Clave Iniciativa y Espíritu Emprendedor
Competencias clave conciencia y expresiones culturales

Competencias de la Programación Didáctica

Competencias de la Programación Didáctica

Las competencias de la programación didáctica son un elemento relativamente nuevo con el que puedes destacar. Aún hay muchos campos sin explotar debido a que llevan poco tiempo con nosotros, así que es muy importante que entiendas qué son las competencias, cómo enfocarlas y de qué manera integrarlas en la programación docente. Más que nada porque ahora lo ideal es programar por competencias, lo cual supone poner este elemento de la programación didáctica en el centro. Aquí te dejamos algunos artículos que te ayudarán.

Nuestros artículos sobre competencias

Aquí tienes la lista de artículos en los que hablamos de las competencias de la programación docente para oposiciones. Descubre qué son y cómo integrarlas en tu programación didáctica.

Las Competencias en Formación Profesional

Las competencias en FP desarrollan el perfil profesional en el alumno, es decir, le preparan para llevar a cabo las actividades propias del sector en el que ha elegido formarse….

Conciencia y expresiones culturales

La competencia clave Conciencia y expresiones culturales (CEC) se refiere al conocimiento de diferentes manifestaciones culturales y artísticas. Se fundamenta en una actitud crítica y positiva ante la diversidad, una…

Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

La competencia Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor consiste en convertir las ideas en acciones. Y para ello, es necesario tomar conciencia de la situación y gestionar conocimientos, destrezas y…

Competencias sociales y cívicas

Definición de competencias sociales y cívicas Las competencias sociales y cívicas son las habilidades y capacidades que tiene la persona para formar parte de una sociedad. Para ello, debe conocer…

Aprender a aprender

La competencia clave aprender a aprender es una de las 7 que establece la LOMCE y que se definen en la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que…

Competencia digital

La competencia digital es una de las 7 competencias clave que instauró la LOMCE y que vienen descritas en la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se…

Comunicación lingüística

La comunicación lingüística es una de las 7 competencias clave descritas por la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los…

Las Competencias en la Programación y las Unidades Didácticas

Las competencias son las habilidades y los conocimientos que permiten a una persona resolver problemas de la vida cotidiana o de un área concreta. Debido a los rápidos cambios que vivimos en la actualidad, el ritmo frenético de las tecnologías, la globalización, etc. el mundo ha cambiado. Y la Educación tiene que dar respuestas a las demandas de la sociedad. Por eso tiene que ir actualizándose, y de ahí surgieron las competencias que ahora tú tienes que integrar en tu programación didáctica.

Las competencias en la programación docente se trabajan de manera transversal en todas las asignaturas. Y eso es muy importante: deben tener el mismo peso. Es habitual que muchos opositores se centren en una o dos competencias clave y dejen las demás un poco abandonadas. Por ejemplo, en la asignatura de Lengua, es obvio que se desarrollará la Competencia en Comunicación Lingüística, y en Matemáticas, la Competencia Matemática, pero no solo. En cada asignatura deben trabajarse las 7 competencias clave o las competencias que corresponden a cada módulo en Formación Profesional.

Antes de empezar a escribir sobre las competencias en tu programación y unidades didácticas te recomiendo que reflexiones sobre estos puntos:

  • ¿Qué son las competencias?
  • ¿Qué significan para mí las competencias?
  • ¿Por qué son importantes, en general y para mis alumnos?
  • ¿Qué aportan las competencias a mi programación didáctica?
  • ¿Cómo desarrollo las competencias en la programación didáctica?
Con que pienses unos minutos sobre ello es suficiente. Anota tus ideas y tómalo como punto de partida para redactar el apartado de competencias en la programación de aula o en las unidades didácticas
 
¿Por qué te recomiendo que reflexiones antes de escribir? Porque las competencias son el núcleo de la programación didáctica y debe estar todo bien atado. Pero, sobre todo, porque si vas de 0 a 100 te formarás un cacao mental que te bloqueará y no podrás sacar nada en claro. Así que siempre vamos primero a afilar la sierra y después a cortar la madera. Es decir, primero necesitamos saber qué queremos hacer y luego hacerlo.

En esta página puedes encontrar toda la información sobre competencias clave y competencias en FP. Periódicamente iremos creando más artículos para que cada vez tengas más información 🙂