Qué elementos componen una unidad didáctica

La unidad didáctica o de trabajo nos permite concretar para un periodo de tiempo específico qué contenidos tratamos y con qué objetivo. Pero no solo eso. A continuación vemos qué elementos componen la unidad de aprendizaje, cómo organizarlos y relacionarlos entre ellos para diseñar una unidad didáctica integrada.

Elementos de una Unidad Didáctica o de Trabajo

Contenidos de la unidad didáctica

Según define la ley de educación, son “conjuntos de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes que contribuyen al logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa y a la adquisición de competencias” (LOE/LOMCE). Son los contenidos que nos da el currículo y que nosotros como profesores secuenciamos y temporalizamos. Por ejemplo, podemos hacer una UD sobre las vocales. Los contenidos son, justamente, esas 5 letras.

La propia definición de contenidos, nos lleva a los siguientes apartados.

Objetivos de la unidad didáctica

Es lo que queremos conseguir, los resultados a los que queremos llegar. El currículo nos da unos objetivos de etapa para cada materia, pero en el caso de las unidades, necesitamos unos objetivos concretos, acordes con los contenidos. Normalmente, van a ser de creación propia. Por ejemplo, escribir 10 palabras que empiecen por “A”.

Competencias en una unidad didáctica

Son las “capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos” (LOMCE). Esta es la última incorporación al currículo y a veces no queda muy claro qué es, pero no tiene ninguna complicación. Las competencias hacen al alumno competente, es decir, que sea resolutivo en diversas situaciones. ¿Cuáles? Las relacionadas con los contenidos estudiados en la unidad. Es decir, se relacionan con el saber hacer.

Competencias clave o básicas

Se desarrollan desde Primaria hasta Bachillerato. Son 7:

  • comunicación lingüística
  • competencia matemática y competencias básicas en ciencias y tecnología
  • competencia digital
  • aprender a aprender
  • competencias sociales y cívicas
  • sentido de iniciativa y espíritu emprendedor  
  • conciencia y expresiones culturales

Por ejemplo, siguiendo con el ejemplo de antes, trabajamos la competencia en comunicación lingüística, porque estamos estudiando letras y palabras. Además, podemos fomentar la competencia de conciencia y expresiones culturales si vemos que muchas de las palabras que empiezan por A (como almohada o algibe) son de origen árabe. De esta manera, además, enlazamos contenidos de Lengua con Ciencias Sociales, lo cual ayuda a los alumnos a conectar ideas y aprender mejor.

Competencias profesionales, personales y sociales

Se trabajan en FP, una vez que los alumnos ya han adquirido las competencias clave en niveles inferiores. Estas competencias están muy especializadas en el área que se estudia. Por ejemplo, en el ciclo de Producción de Audiovisuales y Espectáculos, una de las competencias se relaciona con el análisis de documentación técnica, como puede ser un guion o un bosquejo. Claramente, habilita al alumno para desempeñar funciones en el ámbito laboral, en este caso en una producción.

Para trabajar todo esto, necesitamos de un cuarto elemento: las actividades.

Metodología en la unidad didáctica

Actividades de enseñanza-aprendizaje

Son las tareas que proponemos para estudiar unos contenidos, adquirir las competencias y alcanzar los objetivos. Es algo tan abierto que basta con tirar de imaginación. Piensa en la mejor manera de aprender y propón actividades acordes. Un ejemplo es el que pusimos antes: escribir 10 palabras que empiecen por A, pero puede haber infinitas más.

Recursos educativos

Las actividades muchas veces van acompañadas de recursos, como pueden ser fichas, películas, canciones, ordenadores, plastilina,… Lo importante es que contribuyan al desarrollo de las competencias, al logro de los objetivos y a la asimilación de contenidos.

Evaluación de la unidad didáctica

La evaluación permite ver qué alumnos han terminado satisfactoriamente una actividad o la unidad completa y qué alumnos necesitan mejorar. Para ello, el currículo nos da los criterios de evaluación, que miden el “grado de adquisición de las competencias y del logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa” (LOE/LOMCE). Igualmente, puedes usar criterios de creación propia. Por ejemplo, diferencia y reconoce las 5 vocales.

Asimismo, puedes utilizar criterios de calificación, si vas a poner nota, y definir instrumentos de evaluación. Imagina que voy a evaluar la actividad de escribir 10 palabras que empiecen por A. Para calificar ese ejercicio, utilizo una rúbrica:

  • Menos de 5 palabras → Necesita mejorar.
  • Hasta 6 palabras → Bien
  • Entre 7 y 8 palabras → Muy bien
  • Hasta 10 palabras → Excelente

Son ejemplos muy sencillos para entender bien las ideas, pero las combinaciones entre contenidos, competencias, objetivos, actividades y evaluación son miles. Y es ahí donde está toda la “chicha” del diseño de las unidades. Así que ¡pon en marcha la maquinaria de tu imaginación y empieza a trabajar! Verás como, poco a poco, avanzas mucho.

Elementos básicos de una unidad didáctica LOMCE

Los elementos curriculares del plan de unidad didáctica que debes incluir en tu programación son estos, aunque puedes ampliar y desarrollar todo lo que quieras:

  • Contenidos
  • Objetivos
  • Competencias
    • Clave o básicas
    • Profesionales, personales y sociales (FP)
  • Actividades
  • Recursos
  • Evaluación
    • Criterios de evaluación
    • Criterios de calificación
    • Instrumentos de calificación
  • Bibliografía

La unidad didáctica integrada y sus elementos

Una unidad didáctica integrada es aquella en la que sus partes forman un todo, dado que se interrelacionan entre sí. Esto implica que el conjunto de la unidad tiene más fuerza que cada uno de sus elementos individualmente. ¿Cómo se elabora una unidad integrada?

Para elaborar una unidad didáctica partimos de unos contenidos que hemos secuenciado y temporalizado en la programación. Por tanto, los contenidos del currículo ya los tienes distribuidos en unidades. Perfecto. Coge ahora una de esas partes, una unidad con sus contenidos didácticos. Reflexiona sobre ellos y piensa qué quieres eneseñar. Es decir, cuáles son los puntos clave que los alumnos deben aprender y no olvidar nunca más. Por ejemplo, si estudiamos la escala musical de do mayor, quiero que sepan dibujarla en el pentagrama, o que aprendan a tocarla con la flauta, o a cantarla. Así obtenemos los objetivos, esto es, lo que queremos lograr, aquello que guía y orienta la unidad didáctica. Por tanto, mis objetivos serán esos tres que he mencionado.

Ahora, ¿cómo quiero enseñar? Puedo definir unidades didácticas más prácticas o más teóricas, puedo ofrecer clases magistrales o proponer la resolución de problemas, incluso un aprendizaje basado en proyectos, entre miles y miles de opciones. Eso ya depende de ti. En este apartado estamos hablando de la metodología. Dentro de tu estilo y tu manera de dar clase, debes diseñar actividades con las que trabajar los contenidos y llegar a los objetivos propuestos. Por ejemplo, escuchamos una canción en do mayor con una melodía claramente identificable que luego escribiremos en un pentagrama y tocaremos con la flauta. ¿Ves cómo se van relacionando unos elementos con otros y poco a poco va creciendo la unidad por inercia?

Una vez que tienes elegidas las actividades, piensa qué competencias clave se trabajan con esa actividad. No todas las tareas que manden van a desarrollar competencias clave obligatoriamente, pero seguro que en cada sesión trabajas alguna de ellas. En el ejemplo de la actividad anterior se desarrolla la competencia Conciencia y expresiones culturales, porque escuchamos e interpretamos música, que es parte de nuestra cultura. Y podemos elegir una canción española, americana o india. Eso nos permite conocer la cultura. Como ves no es tan complicado, solo hay que tener los conceptos claros y reflexionar sobre ellos.

Llegamos a la evaluación. ¿Cómo evaluamos una unidad integrada? ¿Cómo evaluamos por competencias? Si has seguido este proceso, te va a salir solo. Tienes la actividad que quieres evaluar, con la que habéis trabajado una competencia clave (o varias) y habéis logrado un objetivo. Esa actividad también tenía unos contenidos. ¿Qué evaluamos, entonces? La asimilación de contenidos, la adquisición de la competencia concreta y el logro de objetivos. ¿Cuál era uno de los objetivos, tocar la escala? Genial. Simplemente, observando a la clase sabré quién la está tocando entera, quién se traba en algunas notas, etc. Con eso ya puedo evaluar. ¿Cómo sé quién ha aprendido a dibujar la escala? Pido que hagan la escala en un papel y me lo entreguen. Con eso también puedo evaluar.


Elementos de una unidad didáctica LOMCE

Descubre más sobre cada uno de los elementos que componen una unidad didáctica para Infantil, Primaria, Secundaria y FP.