Las 7 Competencias Clave

Las competencias clave, según la Unión Europea, «son aquellas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personal, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo”. Por su parte, el currículo nacional (LOMCE) las entiende como las capacidades de aplicar los conocimientos adquiridos a la práctica. Se han convertido en el núcleo del sistema educativo en los últimos años. Las 7 competencias clave traen consigo una intención de cambiar las metodologías de enseñanza-aprendizaje y esto es algo que puedes aprovechar en tu programación didáctica.

¿Cuáles son las competencias clave de la LOMCE?

Las 7 competencias clave se concretan en la ORDEN ECD/65/2015, de 21 de enero, relacionándolas con los contenidos y los criterios de evaluación. Esto es, nos dice cómo evaluar por competencias y cómo integrar las competencias clave en la programación docente y las unidades didácticas. De esta forma, tenemos las competencias clave como elemento integrador y esencial del currículo.

Esas 7 competencias clave son:

  1. Comunicación Lingüística (CCL)
  2. Competencia Matemática y Competencias básicas en Ciencia y Tecnología (CMCT)
  3. Competencia Digital (CD)
  4. Iniciativa y Espíritu Emprendedor (IEE)
  5. Aprender a Aprender (AA)
  6. Competencias Sociales y Cívicas (CSC)
  7. Conciencia y Expresiones Culturales (CEC)

Descubre en qué consiste cada una de ellas y cómo aplicarlas al aula y a tu programación didáctica:

¿Cuáles son las competencias clave LOMLOE?

Aunque no hay grandes diferencias con respecto a la LOMCE, la nueva ley de educación (LOMLOE) incluye una competencia clave más:

Competencia en comunicación lingüística.
Competencia plurilingüe.
Competencia matemática y competencia en ciencia, tecnología e
ingeniería (STEM, por sus siglas en inglés).
Competencia digital.
Competencia personal, social y de aprender a aprender.
Competencia ciudadana.
Competencia emprendedora.
Competencia en conciencia y expresión culturales.

Qué son las competencias clave LOMCE

Para dar una definición de competencia clave tenemos que irnos al currículo de Primaria o Secundaria, donde se especifica el significado de las competencias clave y su sentido dentro de la educación.

Las competencias, o capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos.

RD 1105/2014

Es decir, nuestra misión como profesores es hacer al alumno competente, de manera que pueda llevar a la práctica lo que vemos en clase y sea capaz de resolver los problemas que se le planteen, ya sea en el aula o fuera del centro educativo.

En el currículo también encontramos la definición de otros elementos de la programación docente. Concretamente, dos de ellos están ligados a las competencias. ¿Puedes intuir cuáles son?

  • Los contenidos: contribuyen al logro de objetivos y a la adquisición de competencias.
  • Los criterios de evaluación: miden el grado de adquisición de objetivos y competencias.

Como ves, la programación didáctica es un proceso escalonado con todas sus partes interrelacionadas, y así debes reflejarlo en tu propuesta didáctica para las oposiciones.

Las competencias clave en la LOMLOE y los nuevos currículos de educación

La LOMLOE propone un nuevo enfoque educativo mucho más orientado al desarrollo de competencias y al logro de unos objetivos de etapa. Si lo comparamos con la LOMCE, innova en varios aspectos:

  • Establece un perfil de salida en cada etapa educativa.
  • Incluye una lista de retos a los que se enfrenta el alumno y para los que debe estar preparado (gracias al desarrollo de las competencias clave).
  • Crea unos descriptores operativos de las competencias básicas.

Con esto, tenemos mucho más claro hacia dónde deben ir nuestros esfuerzos en cada asignatura. Las competencias ya no serán algo tan subjetivo y abierto, tan difícil de programar. Con estos nuevos conceptos, podemos concretar mejor y relacionar las competencias clave con las específicas, los saberes básicos y los criterios de evaluación. Gracias también a esos descriptores operativos, podremos evaluar las competencias clave con mayor rigor.

Síguenos en Instagram y guarda resúmenes visuales que podrás consultar cuando lo necesites:

Las competencias clave en Educación Primaria y Secundaria

Si bien las competencias se aplican a todos los niveles educativos, las competencias clave solo afectan a Primaria, ESO y Bachillerato. En Educación Infantil los niños aún no tienen una madurez suficiente como para desarrollar las competencias clave que se proponen; hay otros aspectos más importantes.

Por otro lado, en Formación Profesional y niveles superiores de educación estas competencias clave se entiende que ya han sido adquiridas. La evaluación por competencias que se realiza en Secundaria, asegura que aquellos alumnos que terminan la etapa, han adquirido las competencias clave adecuadamente. Así, en FP, por ejemplo, la enseñanza puede centrarse en adquirir nuevas competencias, más específicas, que cualifiquen al alumno para desenvolverse en el mundo laboral.

Por lo tanto, las competencias clave en Educación Infantil y en Formación Profesional no se aplican específicamente, aunque sí puedes mencionarlas como apoyo.

*En Infantil se mantienen las competencias básicas de la LOE, ya que la LOMCE no afectó a este nivel. Las competencias básicas en Infantil son:

  • Autonomía e iniciativa personal.
  • Competencia en comunicación lingüística.
  • Competencia matemática.
  • Competencia social y ciudadana.
  • Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.
  • Tratamiento de la información y competencia digital.
  • Competencia cultural y artística.
  • Competencia para aprender a aprender.

Por qué son importantes las competencias clave

Existen acuerdos a nivel europeo para mejorar la calidad educativa y propósitos para años venideros. Las competencias clave son la consecuencia de estas intenciones de mejora.

La razón por la que las competencias clave son importantes es que ya no podemos preparar a alumnos para tareas específicas y trabajos concretos que ocuparán toda su vida. Las reglas del juego han cambiado: trabajos temporales, precarización, sobrecualificación y, ante todo, que la mayoría de los trabajos del futuro aún están por inventar. Ante tal incertidumbre, lo que podemos hacer es preparar a los estudiantes para vivir en un mundo incierto, cambiante; a resolver los problemas y las situaciones que les vayan surgiendo.

Ya no se trata de memorizar los ríos de España ni de leer un libro para responder preguntas en un examen tipo test. Se trata de formar íntegramente a unos alumnos para saber, saber hacer, saber ser y saber relacionarse y convivir con los demás. Ya no enseñamos a apretar tornillos, sino a conseguir que la mesa soporte el peso que se le ponga encima. No se trata de aprender una escala musical, sino de componer, escuchar analíticamente o interpretar canciones y melodías. Hemos pasado del saber en abstracto al saber práctico. Por eso son importantes las competencias clave, que beben de las ideas de Los 4 pilares de la Educación, de Jacques Delors.